- Publicidad -

Aunque hace unos años jamás hubiéramos pensado en usar polvos para sellar, hoy en día son un básico indispensable. A lo mejor no para el diario, pero sin duda, es una de las formas de prolongar la duración de tu maquillaje y controlar el brillo excesivo en ocasiones especiales. Pero si algo compartimos TODAS es el miedo de quedar con la cara llena de polvos visibles.

Para que nunca te fallen, tienes que saber que el 50% es el producto que utilizas, el resto es la técnica. El famoso baking the las Kardashian te lo explicamos aquí, y a continuación te damos consejos para que puedas sellar rápido en tu casa sin problema alguno.

Publicidad

 

No le des tiempo

Al aplicar la base asegúrate de que no se desprenda y se mezcle a la perfección con tu piel. Una vez lo logres, no te esperes a que se seque, sino aplica los polvos en seguida. Hazlo con una brocha plana con pequeñas palmadas y presión.

Quita el exceso

Verifica que los polvos no están solo en la parte de contacto de la brocha, sino en las cerdas también. Para retirar el exceso detén la brocha de forma vertical y dale golpecitos para que se deslice. Esto te dará mayor control al depositar el producto y disminuirá el desperdicio.

La zona es clave

Enfócate únicamente en las partes en las que tu piel produce más grasa. Es decir, en la zona T, las aletas de la nariz y la barbilla. Al sellar por zonas le das más dimensión y naturalidad a tu piel, y evitarás que se reseque donde no debe.

Verifica el resultado

Mírate en el espejo con diferentes luces, después tómate fotos con y sin flash para estar segura de que no se notan los polvos. En caso de que sí, utiliza una brocha limpia y suave para retirar el exceso con pequeños toques.