¿El auto bronceado es responsable de tus arrugas?

325
MALIBU, CA - NOVEMBER 15: Kim Kardashian attends Bumble Bizz Los Angeles Launch Dinner At Nobu Malibu at Nobu Malibu on November 15, 2017 in Malibu, California. (Photo by Charley Gallay/Getty Images for Bumble)
- Publicidad -

Hasta hace poco, todos creíamos que lo peor de un fake tan era la posibilidad de terminar con un look súper naranja (les escribe alguien que llegó a la boda de su prima pareciendo Oompa-Loompa). Pero últimamente se han publicado estudios que indican que el abuso de este procedimiento provoca el envejecimiento acelerado de la piel.

¡¿Cómo?! ¡¿Por qué?!

Puesto en términos simples, uno de los procesos que el bronceado falso tiene en la piel es la ‘oxidación’. Esto afecta directamente al envejecimiento de las células y los daños a la piel. Aunque los expertos aseguran que esta oxidación es pequeña, entonces puedes estar tranquila.

Publicidad

¿Pasa algo más?

El fake tan tiene más de un efecto secundario, entre ellos se incluye la deshidratación de la piel, la irritación e incluso reacciones alérgicas. El primer punto lo puedes contrarrestar al aumentar el consumo de agua y de paso antioxidantes. El balance es súper importante.

¿Cuál es el peor error?

Aunque el pasarte de tono es la respuesta obvia, los expertos aseguran que lo peor que puedes hacer es asumir que ya no necesitas SPF. La protección al sol tiene que ser constante, tengas el bronceado que tengas. Siempre necesitas usar SPF (mínimo 30 o 50).

¿Cuántas veces puedo broncearme?

Lo ideal es que lo hagas para ocasiones especiales, recuerda hacerlo varios días antes nada más. Si no puedes vivir sin ese look de beach vibes, te recomendamos hacerlo máximo una vez al mes para que los resultados sean buenos, pero sobretodo saludables.   

¿Alguna otra recomendación?

Ama y cuida tu piel. Suena cursi, sí, pero lo mas importante es que te cuides siempre y te sientas cómoda en tu piel. Toma agua, usa SPF, come bien y haz ejercicio, pero sobretodo, no abuses. Esa es la clave para la felicidad (y la piel perfecta).