La primer máscara de pestañas creada con impresión 3D y sus beneficios

262
Anna Sui F'16

La impresión 3D es una tecnología que va a cambiar al mundo. Poco a poco se está experimentando con esta tecnología dentro de la industria de la belleza. Con prototipos que pueden imprimir cualquier tipo de pigmentos para maquillaje. O plumas que escanean la piel para extraer el tono exacto y poder crear el maquillaje perfecto.

El único problema es que todos estos avances siguen siendo probados para poder crear la fórmula perfecta. Además de que todavía necesitan acreditar los requerimientos legales. La ventaja es que en lo que se perfecciona la impresión de fórmulas, la industria se está enfocando en la impresión 3D de los aplicadores. Un aplicador creado con esta tecnología respresenta precisión milimétrica que te dará un resultado perfecto.

La magia llegó…

Publicidad

La primera marca en crear una máscara de pestañas con un aplicador 3D, fue Chanel. Con Le Volume Révolution crearon un cepillo que fue diseñado para absorber la cantidad perfecta de producto que necesitan en una sola pasada. También es súper flexible para facilitar la aplicación dando volumen y definición de forma instantánea.

Actualmente está disponible en México con un precio de aproximadamente $620 pesos. Similar a los precios de las otras máscaras de la marca. Si todavía no estás segura de comprarla, te contamos que con la impresión 3D, se reduce drásticamente el desperdicio de materia prima. Ya que no se necesitan crear moldes. Algo que hace que los productos sean más eco-friendly.

Sin duda alguna, pronto otras marcas empezarán a lanzar sus productos con aplicadores impresos en 3D. Y con el tiempo esta técnica podrá ofrecer soluciones de maquillaje totalmente personalizadas y perfectas.