Aprendiendo a dejar ir… amistades, personas y relaciones

5646
Fer Altúzar
Cortesía Fer Altúzar
- Publicidad -

Por: Fer Altúzar

Hoy quiero hablar de esas amistades que nos dejaron. Pero no solo aquellas que nos dejaron de buscar o con las que perdimos relación, sino que de aquellas nos dejaron marcados en muchos aspectos. Con el paso del tiempo, las personas evolucionan, cambian para bien o para mal. Nos convertimos en personas diferentes y todo a nuestro alrededor también cambia.

Este proceso puede ser complicado y hasta doloroso cuando empezamos a darnos cuenta que algo no está bien, que algo nos falta y que esas personas que eran cercanas a nosotros también han cambiado. Amistades que ya no dejan nada bueno, con las cuales ya no podemos ni platicar porque ni siquiera hay nada de qué hablar…

Relaciones que nos damos cuenta ya no nos hacen felices pero nos da miedo terminarlas por la costumbre.

Fer Altúzar
Cortesía Fer Altúzar
¿Cómo podemos acostumbrarnos tanto a algo si cambiamos constantemente? ¿Cómo no estancarnos? y no hablo solo de relaciones humanas, lo mismo pasa con el trabajo que no evoluciona, que no nos motiva. Tenemos que aprender a dejar ir y saber que ESTÁ BIEN.
Todo es cuestión de aprender, intentarlo y darnos cuenta lo bien que se sintió.
Cerramos ciclos para abrir nuevos, pero si nunca damos las cosas por concluidas, no permitimos que nuevas cosas increíbles sucedan.
Dejar ir a una persona se vuelve más sencillo cuando aprendemos a aceptarnos tal como somos, a amarnos y a valorarnos. Qué sencillo suena, ¿no? Pero en realidad NO lo es.
Todos tenemos días malos y buenos, nadie se siente al 100% a diario y si sí… ¡QUE NOS PASEN SU SECRETO! (pero lo veo muy poco probable eeeh). Las personas cercanas que realmente valen la pena, así sean pocas, valen mucho más que estar rodeado de muchas personas que no nos aportan nada positivo.