4 mitos de ejercicio que Kirsty Godso quiere que dejes de creer

Mejora infinitamente tu workout

565
mitos workout ejercicio kirsty godso wellness consejos
Adriana Lima (Crédito; Shutterstock)
- Publicidad -

Cuando se trata del ejercicio, existen muchísimos mitos y malentendidos (por no decir mentiras). Y seamos honestas, todo termina siendo tan confuso que hasta nos quita las ganas de ir al gimnasio. Por eso le preguntamos a Kirsty Godso a.k.a. la reina de la vida fit y Nike Master Trainer cuáles son las cosas que definitivamente necesitamos dejar de creer.

1. Las mujeres no deben de hacer pesas

El miedo a las pesas es inigualable, en especial el que le tienen las mujeres. Pero en realidad, es una de las mejores maneras de mantener ese músculo magro (o sea flaquito pero fit). Mientras más mantenemos es músculo, más calorías quemamos cuando la frecuencia cardiaca está en reposo. Si quieres un cuerpo tonificado, necesitas hacer más pesas y menos HIIT.

Publicidad

2. Una alimentación vegana es mejor

Puede que a muchas personas, por cuestiones personales, les funcione más este tipo de dieta. Pero no necesariamente es lo mejor para todos, a muchas mujeres les funciona mejor la proteína magra cuando quieren tonificar su cuerpo. De hecho, los suplementos de proteína vegana tienen niveles de toxicidad mucho más altos que las de animal.

3. Nunca pares de hacer ejercicio

Sobreentrenar el cuerpo (overtraining en inglés) puede ser lo peor. Muchos creen que hacer más y más ejercicio les dará mejores resultados, pero no. Se trata de realizar todo de una forma más eficiente, no necesariamente intensa. Se conoce como “flojera estratégica” y también se enfoca en descansar y dormir. Lo último es lo más importante para un buen rendimiento.

View this post on Instagram

cheers to rest and recreation

A post shared by Kaia (@kaiagerber) on

4. Todos los cuerpos son iguales

Es importante celebrar nuestros logros y dejar de compararnos con los demás. Especialmente en Instagram y las redes sociales, no hay nada peor que el body shaming. Al final, todos tenemos un cuerpo diferente y si algo no te gusta, cámbialo. Pero hazlo de una forma personalizada, regresando a las diferencias, no porque algo le funciona a alguien más significa que contigo también. Y si te fascina tu cuerpo como es, todavía mejor.