Antes y ahora: Blogs y bloggers

206
- Publicidad -

Cuando hace años los blogs de moda irrumpieron en la escena fashion, rompieron las reglas establecidas así como la forma convencional de ver la moda. No sólo se hicieron con las mayores plataformas digitales (creando sus propios y valorados espacios) sino que, además, conquistaron los primeros (y anhelados) puestos en los grandes desfiles de moda, creando con ello no pocos problemas y abriendo no pocos debates.

Además, las bloggers de moda comenzaron a firmar contratos millonarios con distintas marcas de lujo y para rematar, hasta llegaron a ser portada de las revistas de moda más reconocidas (sí, estamos hablando del caso Chiara Ferragni). Sin lugar a dudas, pasaron a democratizar el sistema de la moda, en todos los sentidos.

Publicidad

Pero ¿cuál fue, en origen, el por qué su éxito? Si se le pregunta a la mayoría de seguidores, la respuesta (lo más seguro) es que comenzaron representando a la versión “alcanzable” de it girls (o celebs) que hasta entonces habían poblado revistas y resto de escenarios fashionistas. Pero, de pronto, esas variantes accesibles que vestían con prendas igual de accesibles (la mayoría de cadenas low cost, como el resto de mortales) se internaron tanto en el sistema de la moda que comenzaron a ser inalcanzables.

Las etiquetas de sus looks elevaron sus precios, sus viajes de fin de semana se tornaron paradisíacos (bajo invitación de la marca de turno) y sus redes sociales comenzaron a ser una competición de “bonitismo” (y presunción), se mire por donde se mire. ¿Perdieron la autenticidad con la que nacieron?

Fashiontoast
Rumi Neely en 2009 (Fashiontoast)

A esto se le suman los cambios que el mundo blogger está sufriendo. Poco a poco, y gracias sobre todo a Instagram, el blog como tal ha pasado a un segundo plano. Rápida y cómodamente el seguidor consulta el look de sus bloggers favoritas en esta red social y abandona la versión web. Pasan de bloggers a Instagramers. Ahora, el número de seguidores que cuenta son los de Instagram.

Pero surgen más cosas: estas nuevas figuras ya no se conforman (¿o será el público el que no se conforma?) con lucir estupendos outfits diarios, en este momento lo que triunfa en las redes son posts sobre nutrición, salud, bienestar, tendencias deportivas (o más bien, cómo llevarlas a cabo), etc… Incluso, aquellos blogs de street style famosos (The Sartorialist o Jak & Jil) o la archiconocida página NowManifest (de Style.com), tienden a desaparecer y, desaparecen. ¿Por qué? Renovarse o morir, esa es la premisa. Y sí, esto también sucede en el sector blog.

Contemplando su evolución, brevemente, tenemos el siguiente recorrido:

– 2006-2008: Entre estos años tuvo lugar la aparición de los primeros blogs de moda. Alentadas por la moda del fotolog, muchas chicas comenzaron a abrir sus propios blogs para, simplemente, hablar de moda. El caso de la mexicana Andy Torres (Style Scrapbook) fue de los primeros. Rumi Neely aparece poco después con su Fashiontoast y con él, el fenómeno “egoblog”. De la misma época (aunque parece que fue ayer) también son The Style Rookie, de la jovencísima entonces Tavi Gevinson o The Sartorialist, con Scott Schuman detrás de la cámara.

Tavi Gevinson
Tavi Gevinson (Getty Images)

– 2009: Nace The Blonde Salad, haciéndose muy famosos al poco tiempo su protagonista (Chiara Ferragni) y su novio de entonces (Riccardo Pozzoli). Años después, la empresa que ambos fundaron se encuentra entre las más rentables y jóvenes de los últimos años.
En este año también se produce el cambio radical del sistema cuando la firma Dolce&Gabbana incluye en su front row a diferentes bloggers como Scott Schuman, Garance Doré o Tommy Ton (Jack & Jil), sirviendo la polémica y dando el pistoletazo de salida a las colaboraciones marca-blogger. El Festival de Cannes abre las puertas de la alfombra roja,  por primera vez, a gente ajena al cine y espectáculo.

Bloggers en primera fila de un desfile de moda (Getty Images)

– 2011: Algunas de las top-bloggers crean su propia firma de moda. Ropa, zapatos, accesorios, todo vale y da pie a que el resto se una a la tendencia. Al mismo tiempo la invasión de fotógrafos de street style a la puerta de fashion weeks y eventos varios surge como la espuma.

– 2012: Haciéndose eco del fenómenos blog, The New York Times entrevista a Tavi Gevinson, de 16 años, considerada por muchos una de las personas más influyentes en el mundo de la moda.

Street style
Street style (Imaxtree)

– 2013-2014: A principios de 2013 ya corrían en los medios notas que declaraban el final de los blogs de moda, pero en ese momento surgía los libros escritos por las mismísimas bloggers, con sus mejores looks y recomendaciones varias. Chiara Ferragni es la primera blogger que aparece en la portada de una revista de moda, siguiéndole muchas más. Tavi Gevinson cierra su blog y abre su propia revista: Rookie Mag, dedicada a adolescentes inteligentes. También ahora es actriz.

2015: De nuevo Chiara Ferragni; (la chica que todo lo que toca lo convierte en oro) aparece en la revista Forbes como una de las jóvenes millonarias por debajo de los 30. Por su parte, la red social Instagram, se ha convertido en la mejor herramienta para fuentes de ingresos de los ya llamados Instagramers, dejando de lado, como decíamos, el blog personal y llegando a cobrar (la friolera) de hasta 15,000 dólares por mención de marca.

Sabemos que esto no ha terminado aquí y que nos dejamos muchas cosas en el tintero, esto es tan sólo un esbozo de la situación, pero llegamos a la pregunta final: ¿han muerto los blogs de moda o tan sólo se están transformando?