Qué esperar del inminente encuentro entre la afición del futbol y la comunidad LGBTQ+

Si la selección mexicana se hace de un pase a los octavos de final de Rusia 2018, coincidiría con la celebración del Orgullo LGBT+ en el Ángel de la Independencia de la CDMX. Buscamos a organizadores y autoridades para intentar dar respuesta.

451
- Publicidad -

El Ángel de la Independencia en la Ciudad de México es un lugar emblemático e histórico tanto para las celebraciones de los triunfos de la Selección Mexicana de Futbol, y como punto de partida de los contingentes de la marcha del Orgullo LGBT+. Este año, ambos eventos podrían ocurrir simultáneamente el próximo sábado, una coincidencia que lleva a la pregunta ¿pueden ambas celebraciones convivir?

Un cuestionamiento que surge a partir de la percepción que existe en torno al deporte en general y al fútbol en particular, de ser ambientes poco incluyentes -incluso hostiles- con personas de la comunidad LGBT+. Recordamos, por ejemplo, el señalamiento de la Federación Internacional de Fútbol a la agrupación mexicana por el grito de “eh, puto” por considerarlo un acto discriminatorio. Un tema que sigue causando debate entre la afición y los activistas.

Publicidad

Incluso, a pesar de la advertencia, apareció ya en el México vs Alemania del pasado domingo por lo que la FIFA sancionó a la federación nacional con una multa del equivalente a 204 mil pesos mexicanos. Si esto no para, el tono de las repercusiones podría escalar hasta la derrota por retirada o renuncia o la deducción de puntos. Una situación que obligó a la Selección Nacional a pedir a la afición #NoGritesPuto.

Esta etiqueta se convirtió en tendencia en twitter y, a pesar de que algunos seguidores atendieron el llamado incitando a la erradicación de la expresión, algunos más justifican el uso de la misma por considerar que no se trata de un acto homofóbico.

Ante este panorama, nos acercamos a activistas LGBT+, organizadores de la marcha del orgullo y autoridades involucradas para conocer sus opiniones y saber ¿qué esperar de esta coincidencia de festejos?

¡Todos al Ángel!

Al activista y consultor de temas LGBT+, Enrique Torre Molina le llama la atención la ironía de que se junten estos dos eventos. Por un lado una marcha para reivindicar los derechos y la visibilidad de una comunidad que ha sido históricamente excluida y discriminada y por el otro, la posible celebración del triunfo de México en el mundial de futbol, un deporte en el que las personas LGBT no son bienvenidas o son agredidas y violentadas; desde el grito de puto en los estadios hasta la discriminación real en la industria contra los hombres gays específicamente.

Sin embargo piensa que en ambos casos se trata de celebraciones y que uno no es excluyente otro. “Creo que hay gente que irá por las dos razones: pintada la bandera de México en los cachetes y una bandera del arcoiris seguramente.”

Para el Coordinador general de la Marcha LGBT de la CDMX, Kenlly Pacheco hay espacio para todos. “Nosotros creemos, firmemente, que podemos convivir todos y todas juntos.” También compartió que los organizadores han realizado scoutings durante el partido y las celebraciones del primer encuentro de México y encontraron que la mayoría de asistentes son familias al igual que muchos de los acompañantes de la marcha.

Para este joven, no hay espacio para la confrontación ya que no se trata de grupos rivales. Al final, dice, estamos hablando de un orgullo nacional, de un equipo representativo de una nación, no estamos hablando de equipos rivales. Concluye con la invitación a que la afición futbolera se una a la celebración LGBT.

¿Cambió de planes?

Hoy, un día del partido y de la celebración del orgullo, trascendió en redes sociales supuestos cambios en la logística de la Marcha del orgullo LGBTTTI, sin embargo según integrantes del comité organizador no se trata de modificación sustanciales. Georgette Gómez encargada de la operación en el Zócalo confirma que la marcha llegará como en años anteriores a la Plaza de la Constitución.

Según Kenlly Pacheco coordinador general de la Marcha LGBT de la CDMX, niega que estos ajustes se deban a desacuerdos con autoridades capitalinas como se comentó en redes sociales. Tampoco se trata de una estrategia para evitar confrontaciones con los aficionados al futbol.

Pacheco detalla que las modificaciones están enfocadas en que los automotores que forman parte de los contingentes de la marcha puedan circular, aún después del arribo de la afición futbolera.  En años anteriores, los vehículos se estacionaban desde el Ángel de la Independencia hasta el Auditorio Nacional. Este año, los 100 coches que participan del desfile, responderán al siguiente acomodo.  

  • En el tramo de Avenida de la Reforma que comprende de la Glorieta de la Palma al Ángel de la Independencia, se concentrarán los contingentes de a pie, mientras que los primeros 15 carros esperaran en el tramo que va del monumento a la Independencia a la Diana Cazadora.
  • Se calcula que después del banderazo de salida que ocurrirá a las 12 horas, queden libres las inmediaciones del monumento a la Independencia para el arribo de la afición futbolera en caso del triunfo de la selección.
  • Así, del vehículo 16 al 100 estarán estacionado en Río Rin (la calle de la Bolsa Mexicana de Valores) desde donde se integrarán al al recorrido por Paseo de la Reforma.

Las autoridades del Gobierno de la Ciudad de México, también rechazaron cualquier cambio en la ruta de la Marcha y coincidieron en que ambas celebraciones podrían convivir.  Hasta el momento ni la Secretaría de Seguridad Pública, ni Protección Civil de la ciudad de México tienen un plan de acción ante un evento que tan solo por parte de la marcha de la diversidad espera congregar a cerca de 1 millón y medio de personas.

A pesar de que activistas, organizadores y autoridades se muestran optimistas respecto a la coincidencia de celebraciones, el balón del conflicto aún está sobre la cancha.