Carolina Herrera

27

Inspirada en un jardín del Central Park en NY,  Carolina Herrera dijo, “extraeré los colores de un tulipán para la colección, con flores a gran escala, ya fue suficiente de las pequeñas, las pienso enormes…abstractas y futuristas “. La diseñadora experimenta con vestidos en colores brillantes y pasteles,  desde el clásico negro combinado con blanco hasta expresivos naranjas y rosas, mezcla de flores y mosaicos con interpretación tridimensional.

Los volúmenes de los vestidos, las líneas sencillas y puras apuestan por el clasicismo y la elegancia mezcladas con degradados al estilo de James Turrell. Elegantes modelos con pelo recogido, maquillaje neutral y labios llamativos logran unir al mundo natural con la tecnología.

Publicidad

Por: Liliana Acosta, IDIP