Chanel en 100 objetos: la colección imposible para conocer mejor a la maison

En este libro que trabajó por encargo de la editorial Assouline, Fury descifra los códigos de Chanel a través de 100 objetos.

338
- Publicidad -

El periodista de moda británico, Alexander Fury, dedicó dos años a este nuevo libro que marca el final de una era en la casa Chanel, y el comienzo de otra nueva, ahora bajo la dirección de Virginie Viard. En la nueva versión de Chanel: The Impossible Collection, que es prácticamente una exposición impresa, Fury descifra los códigos de la casa a través de 100 objetos que han moldeado su identidad.

Coco Chanel, French couturier and Fulco di Verdura, Italian jeweller. Paris, 1937. 1937 PARIS PARIS ILE-DE-FRANCE FRANCE � Lipnitzki / Roger-Viollet / The Image Works

¿Por qué crees que es importante contar esta historia en este momento?

Publicidad

Chanel siempre es fascinate. Es mi primer libro sobre el tema y me emocioné mucho cuando Assouline me buscó para trabajar en él. Ya había empezado pero con la muerte de Lagerfeld tomó un significado distinto; me permitió incluir las aportaciones de Gabrielle Chanel y de Karl Lagerfeld, compararlas y contrastarlas, y a la vez pensar en lo que Chanel significa como una casa y una marca que ha evolucionado y está empezando una nueva era. Honestamente también quería hacerle justicia al trabajo de Lagerfeld: lo que hizo fue muy criticado o negado, pero su aportación a la moda, y a Chanel en específico, fue enorme. Lagerfeld cambió completamente lo que significa ser diseñador hoy. 

¿Cómo hiciste la selección de objetos?

Fue un proceso largo de elegir y descartar, junto con el equipo de Assouline, y especialmente Martine Assouline con quien trabajé muy de cerca. Había cosas obvias que teníamos que incluir –yo quería empezar con el little black dress, y encontramos uno de los primeros, de los años veinte, en una colección en la Universidad de Melbourne– pero también quería objetos inesperados. Me encanta la imagen de un traje de 1966 con la licencia a un lado, que demuestra la calidad en la construcción del diseño.

¿Cómo crees que ofrece un nuevo ángulo sobre Chanel?

El libro es prácticamente una exposición impresa que descifrar el significado de la marca a través de 100 objetos, un número muy preciso. Se trata de explorar la diversidad de Chanel, pero siempre enfocándose en la casa de moda y no en la vida personal de Coco o Lagerfeld, de quienes ya se ha escrito mucho. Me enfoqué en los objetos específicos que han moldeado la identidad de la maison: el little black dress, el traje de Tweed, la bolsa 2.55, los zapatos bicolor. La selección está dividida entre lo que hizo Lagerfeld y lo que hizo Chanel, pues ambos definen lo que hoy es la marca.

¿Cómo crees que las nuevas generaciones pueden identificarse con Gabrielle Chanel?

Creo que era una mujer muy particular, que se puso al frente y se convirtió en la mujer de sus diseños. Lo importante es que Chanel es la representación de lo que ella misma proponía. La mujer que se coló al desfile de Primavera 2020, Marie Benoliel, no iba vestida como una de las modelos, sino ¡como Gabrielle Chanel!  

¿Qué descubriste sobre Chanel trabajando en este libro?

Creo que no me había dado cuenta de la precisión en cada detalle de Chanel. También me sorprendí de la increíble calidad de las piezas en diferentes museos del mundo, de la variedad y de cómo cada una cuenta una historia distinta a los trajes que ya conocemos, por ejemplo. Algo que fue muy claro durante los cincuenta y sesenta, cuando Chanel usaba el traje como un uniforme para la vida, y no como parte de una tendencia. 

Dinos algo que nadie sepa sobre Chanel.

Siento que todos saben todo, ningún otro diseñador ha sido tan fascinante y estudiado, pero hay algunos elementos poco conocidos, sobre todo cuando se trata de su estilo durante los treinta, mi periodo favorito (y el de Karl Lagerfeld también). De esa época hay piezas de estilos poco asociados con Chanel, como un traje rojo de terciopelo que perteneció a Diana Vreeland, y la versión en negro con un cuello blanco. Estos diseños son muy inesperados pero igual de elegantes que el resto, además siguen vigentes.

Sabemos que tienes una colección personal de moda, ¿tienes piezas de Chanel?

Sí tengo algunas, pero sobre todo de Karl, como la sudadera de 2001 con una caricatura, algunos sacos y bolsos. Son piezas que no importa de qué fecha sean, siempre son relevantes y esa es la belleza de Chanel.

¿Coleccionas algo?

¡Mucha ropa! Ya no tengo espacio para nada más.