Saint Laurent y los vestidos Mondrian: la colección que cambió la moda y el arte

Los diseños de la colección Mondrian que cambiaron la relación entre moda y arte.

485
Saint Laurent Mondrian
Cortesía
- Publicidad -

Desde principios de febrero el Musée Yves Saint Laurent en París, el museo que guarda el archivo del diseñador, presenta los vestidos Mondrian en los que Saint Laurent combinó perfectamente dos universos, al traducir la estética de su época en su trabajo.

Moda y arte tienen una relación histórica. Por años uno se ha nutrido del otro, diferentes artistas han hecho piezas que pueden vestirse, mientras que los diseñadores han encontrado inspiración en las artes. Desde Elsa Schiaparelli y Salvador Dalí, Kanye West y Vanessa Beecroft hasta todo lo que Louis Vuitton has hecho con personajes como Takashi Murakami, Yayoi Kusama y Jeff Koons, los ejemplos sobran.

Publicidad

En la era del wearable art, cuando cada día surgen más colaboraciones entre estos dos mundos, tal vez no nos sorprenda que una prenda sea la reproducción de un cuadro. Pero esto no siempre fue así.

Cuando Saint Laurent lo hizo fue un momento clave. El diseñador transformó una obra en una prenda de vestir, pasando de un lienzo plano a un vestido tridimensional que ahora tendría movimiento gracias al cuerpo.

© Yves Saint Laurent I Alexandre Guirkinger
© Yves Saint Laurent I Alexandre Guirkinger

Entre las piezas de la colección presentada en agosto de 1965 había vestidos inspirados por los artistas Serge Poliakoff y Piet Mondrian. En ese momento los diseños fueron considerados la definición perfecta del modernismo y editores de publicaciones como Women’s Wear Daily y Harper’s Bazaar llamaron a Saint Laurent revolucionario e innovador.

Nadie lo creería pero –tal vez más por intuición que por otra cosa– a un mes de presentar, Saint Laurent decidió rediseñar gran parte de las 106 piezas, buscando hacer una colección mucho más moderna en la que al final incluyó 26 vestidos de lana de corte recto y a la altura de la rodilla, con color-block en colores primarios, líneas y figuras geométricas, como las pinturas de Mondrian.

Yves Saint Laurent en su estudio © Yves Saint Laurent
Yves Saint Laurent en su estudio © Yves Saint Laurent

El diseñador no solo fue un genio por usar una referencia de arte, sino por cómo construyó los vestidos jugando con la geometría para crear un efecto visual y esconder las costuras. Con esto confirmó su habilidad para hacer moda compleja y traducirla en piezas aparentemente sencillas, algo en lo que era un experto.

© Yves Saint Laurent I Thierry Ollivier
© Yves Saint Laurent I Thierry Ollivier

“Para mí, convertir un Mondrian en un vestido es acerca de agregar movimiento al lienzo. La obra de Poliakoff y Mondrian ha sido extremadamente refrescante para mí: me ha enseñado sobre pureza y balance”, dijo alguna vez.

En la retrospectiva que Diana Vreeland curó para El Met en 1983, la primera dedicada a un diseñador vivo, cuando Yves tenía 47 años, los vestidos fueron exhibidos en plano, como cuadros colgados en una pared y junto a una pintura.

Desde que fueron presentados por primera vez los diseños aparecieron en diferentes revistas y copias baratas se hicieron en todo el mundo, pero hoy los originales forman parte de la colección permanente de museos como el V&A de Londres, el Met de Nueva York y el que lleva su nombre en París. Si estás en esta ciudad, puedes ver la exhibición “New Display for the Collections” hasta el 5 de enero de 2020.