Todos quieren ser Karl, pero pocos trabajan tan duro como él para lograrlo

Karl Lagerfeld representa la epítome del éxito en la industria de la moda, todos quieren ser él, pero ¿saben cuánto trabajó para lograrlo?

1435
Karl Lagerfeld
Foto: Vittorio Zunino Celotto/Getty Images
- Publicidad -

Entre los muchos comentarios, anécdotas y recuerdos que ha habido en torno a Karl Lagerfeld en este día, Raúl Álvarez, editor de moda de ELLE, dijo algo que no podría ser más cierto: “Cuando eres joven y fanático de la moda, sin importar en qué año naciste, lo más seguro es que el primer diseñador que te viniera a la mente fuera Karl Lagerfeld”.

Mi primer recuerdo del káiser de la moda fue a los 14 años, cuando vi el documental Karl Lagerfeld Confidential. Me dejó impactado su talento, su genio y la enorme consciencia que tenía de él mismo; su forma de conducirse, de saberse un personaje y de ser completamente irreverente.

“No quiero ser real en la vida de otras personas, quiero ser una aparición”

Publicidad

Karl Lagerfeld conocía el poder que tenía sobre las personas así como su papel en la industria y no era humilde al respecto, porque también sabía que podía hacerlo. Pero a diferencia de muchas figuras en el mundo de la moda, él no llegó siendo una super estrella, se lo ganó a través del trabajo duro.

Karl Lagerfeld diseñando para Chloé, 1964

Karl Lagerfeld diseñaba al año dos colecciones estacionales para Fendi, Chanel y su línea homónima; dos entregas couture para Chanel; dos resort/cruise para Fendi y Chanel; una Métiers D’art para Chanel y sus múltiples colaboraciones. No podemos dudar de la capacidad de trabajo de un hombre que creaba cerca de 15 colecciones al año y que además de fotografiaba sus propias campañas.

Las modelos Adut Akech y Kaia Gerber posando para Karl Lagerfeld.

Como él mismo lo declaró:

“Soy un hombre de la clase trabajadora trabajando con clase”

Karl Lagerfeld dedicó su vida al trabajo, “no estoy cortado para la vida conyugal” dijo en su documental. A pesar de haber tenido grandes amores en su vida, como aquel que lo enemistó con Yves Saint Laurent, su verdadero compañero de vida fue el trabajo.

La fama, el factor celebrity y el poder nunca lo desviaron de su visión. Karl, a diferencia de muchos de sus contemporáneos, le dio la espalda a la fiesta y los placeres para construir meticulosamente el legado que hoy deja detrás. Poseía una inmensa biblioteca, más de 100 iPods e innumerables obras de arte, era un docto de las artes en todas sus formas de expresión y dedicaba su tiempo libre a conocer más.

Karl Lagerfeld
Karl da una entrevista tras desfile de Chanel Cruise / Foto: Filippo Mutani/Getty Images

“La moda es efímera, peligrosa e injusta”

Una vez ganado su lugar en su historia Karl se volvió completamente auténtico, irreverente y unapologetic. Decía lo que pensaba sin filtros, aunque más de una vez sus comentarios lo hayan metido en problemas. Conocía todas las aristas y trampas de la moda como para ser lo suficientemente cauteloso de jamás caer en ellas.

Tenía tal comprensión de su papel y su figura, que construyó para él mismo una iconografía basada en su abanico, sus lentes, guantes de piel e inconfundible pony tail. E incluso más allá de estos elementos, regreso al arte pre fotográfico de las siluetas para hacer de su contorno su propio emblema.

Sí, todos quieren -ok, queremos- ser Karl, pero pocos están dispuestos a trabajar tanto como él para lograrlo.

Karl Lagerfeld en el desfile de Chanel SS2019