El amor no siempre nace a primera vista: mis Crocs de Balenciaga

894
- Publicidad -

El diseñador furor del momento, Demna Gvasalia, volvió a ser hit con una de sus más recientes creaciones, presentado en la pasada semana de la moda en París.

Hablo de la controversial colaboración entre una de las casas más prestigiosas de moda y Crocs. Se trata de un usual sueco, rediseñado por el nuevo enfant terrible de la moda para Balenciaga.

Publicidad

Todos quedamos sorprendidos al ver sobre la pasarela spring-summer 2018 una peculiar versión de los ya famosos (y muy feos) zapatos de descanso, en colores como amarillo, rosa, verde y negro, pero con una plataforma de 10 cm y diversos pines aludiendo a París y a la maison francesa, que los hacen divertidos y edgy a la vez.

Foto: @vecoolstyle

Sin duda alguna no podemos creer que este infamous shoe pudiera ser el objeto de deseo de fashionistas, y como ya es costumbre con todo lo que toca el diseñador, esta pieza no tardó en ostentar el signo de sold out a tan solo minutos de salir a la venta, barneys.com por ejemplo, fue el primer sitio en donde ya se habían acabado en casi todas las tallas.

Foto: @Vecoolstyle

Cuando los vi por primera vez, mi reacción fue “¿quién puede comprar unos Crocs con plataforma?” (la reacción más común como cualquier persona), pues pensé que nunca podría usar un zapato como son los Crocs que tanto odiaba. Sin embargo, siendo Balenciaga una de mis marcas favoritas, me empecé a dar cuenta -en el momento que empezaron a estar sold out- que era una pieza que tenía que tener, y que fácilmente podía incorporar en mi guardarropa, así que no dudé en comenzar mi búsqueda imparable por todos los sitios online, hasta dar con ellos.

Foto: @Vecoolstyle

La duda seguía ahí, pues era una pieza que estaba comprando sin saber qué tan bien me podía quedar, pero como parte de mi estilo y personalidad siempre ha sido arriesgada, no dudé ni un segundo en comprarlos.

Foto: @Vecoolstyle

Lo mejor del caso, es que este diseño vino a cambiar la percepción que tenia de este zapato, pues no solo era un must have de la temporada, sino que realmente más allá de ser la propuesta del diseñador para una casa tan emblemática de la moda en colaboración con una marca tan comercial, demostró que la exclusividad no está peleada con la comodidad y tomar conciencia de la realidad y hacerla propia sin importar de qué tan atractivos puedan ser o no, visualmente.

En conclusión, amo mis Balenciaga Crocs.

Venus

@vecoolstyle