Las marcas de lujo que han enseñado al mundo de la moda cómo ser sustentable

Después del petróleo, la moda es la segunda industria que más contamina en el mundo, es por eso que estas firmas quieren generar un impacto positivo.

662
ImaxTree

La moda sustentable no es una tendencia, es el futuro. Hay pocos diseñadores de renombre que han sido capaces de unificar su compromiso con la sustentabilidad con un ethos de marca único y receptivo. Atrapados entre los mundos del fast-fashiony el diseño de lujo las grandes marcas luchan por encontrar el equilibrio entre precio, calidad y sustentabilidad.

La moda es la segunda industria más contaminante del mundo (justo detrás del petróleo), y es sumamente gratificante ver cómo surge una nueva ola de creadores y consumidores conscientes que trabajan de forma intensa para cambiar las cosas y acabar con el estigma que padece la moda ética. “Creo que la moda sostenible comienza con el diseñador. Ellos, tienen el poder de crear colecciones sostenibles y promover el uso de materiales hechos bajo condiciones éticas y de bajo impacto a nuestro medio ambiente.” nos comentó en una entrevista la fundadora de The Upcycle Project Gabriella Smith. Las marcas independientes y con menor demanda productiva intentan construir un puente entre las prendas de precios competitivos y los principios de sustentabilidad y democracia, pero esto es algo que rara vez se ve a gran escala.

Publicidad

En el 2018 la producción de moda masiva está en un momento único: nunca antes fue tan fácil (y barato) producir prendas. Sin embargo, son cada vez más los consumidores que están votando con su decisión de compra, alejándose de la moda rápida y de las marcas con reputación negativa en cuanto a estas causas. A la hora de comprar ellos buscan tomar decisiones de compra éticas con las cuales ellos mismos se sientan bien.

Sin embargo, incluso antes de que los consumidores comprendieran la importancia de la moda sostenible, Stella McCartney ya pavimentaba el camino para esta revolución en la industria. Defensora animal y vegana, ella utiliza sustitutos de cuero para fabricar ropa y accesorios. Kering, el grupo de moda francés al cual pertenece Stella McCartney, se ha posicionado como líder en sustentabilidad en el sector del lujoMcCartney, una de las diseñadoras más interesantes de esta categoría, tiene un atractivo único y hoy la vemos, por suerte, compitiendo con otras marcas en una corriente de la cuales ella fue pionera.

Stella McCartney Otoño 2018 – ImaxTree

En los últimos años observamos como muchas marcas se han unido a esta causa ofreciendo prendas sostenibles y de buen diseño. Aún así, nadie es capaz de recrear la mezcla característica de McCartney: sastrería minimalista, con un costado arriesgado híper femenino y todo producido con materiales eco-friendly. Como nos dijo Sophie Zembra, fundadora de Antidote,La moda y la sustentabilidad no necesitan ser mutuamente excluyentes.

Cortesía de Antidote

Vivienne Westwood es otro de los grandes nombres conocido por promocionar el diseño sustentable a lo largo de su carrera. Durante la semana de la moda de septiembre del 2017 en Londres, el British Fashion Council, el alcalde de Londres Vivienne Westwood, anunciaron una campaña generada “para unir a la industria de la moda en una ambiciosa acción climática, para un futuro más seguro y más verde.según lo explico la diseñadora inglesa en el vídeo creado para la campaña.

El principal objetivo es conseguir que la industria de la moda británica se comprometa a utilizar proveedores de energía ecológica en el año 2020. Hasta ahora las marcas comprometidas con la causa son: Stella McCartney, Selfridges, Belstaff, Christopher Raeburn,E Tautzy Harvey Nichols, Kering, Marks & Spencer, Oliver Spencer, Positive Luxury, Child of The Jago, Steventai, TeatumJones y, por supuesto, Vivienne Westwood. “La gente pregunta: ‘¿Qué puedo hacer para ayudar a salvar el medio ambiente?”,dijo Westwood. “En todo mi tiempo como activista, nunca he tenido una respuesta satisfactoria. Ahora sabemos al menos que cambiar a proveedores de energía sustentable es una manera”.

Vivienne Westwood Otoño 2018 -ImaxTree

Viktor Horsting y Rolf Snoeren, fundadores de la casa de alta costura Viktor & Rolf en 1993, buscaron materiales e inspiración dentro de su propia historia para crear su colección de primavera 2017. Produjeron una colección confeccionada de telas Liberty antiguas, retazos de vestidos vintage, lamé dorado y tul logrando resignificar vestidos del pasado y transormarlos en una colección totalmente nueva fabricada de forma sostenible. Una declaración de postura eco-friendly para estos tiempos difíciles.

Recientemente este talentoso dúo holandés lanzó una colección para el Zalando titulada Viktor & Rolf para Zalando RE: CYCLE. Para esta colaboración los diseñadores aplicaron su ideología proveniente del diseño de alta costura para crear una colección de edición limitada hecha a partir prendas recicladas y destinada a un público más amplio. La colección presentada el pasado febrero fue creada a partir de la reutilización prendas que Zalando tenía en su depósito y ya no podían ser vendidas.

Viktor and Rolf Primavera 2017 – ImaxTree

EDUN fundada en el 2005 por Ali Hewson y Bono, es otro ejemplo de que el buen diseño y sustentabilidad pueden convivir. Ellos promueven oportunidades de crecimiento sustentables a largo plazo en África apoyando la creación de estructuras sostenibles, la mano de obra honesta y las iniciativas que promueven la construcción de la comunidad local. Su objetivo es el de contribuir al aumento del comercio consiente en toda África. El equipo creativo detras de EDUN cree profundamente que la moda y la sustentabilidad pueden fusionar armoniosamente a través de sus colecciones estáticamente exitosas.

Edun Otoño 2018 – ImaxTree

Hoy, además de iniciativas que surgen a partir de las marcas, hay proyectos creados por fundaciones que buscan ayudar a las marcas a cambiar el paradigma de la moda actual. Fashion Revolution es un movimiento global que comenzó hace cinco años en más de 100 países alrededor del mundo. Sus campañas buscan cambiar el sistema de la moda actual tratando de generar un cambio radical en la forma en que se producen y consumen las prendas. Bajo el hashtag que generaron #whomademyclothes (¿quién fabricó mi ropa?) buscan generar conciencia entre los consumidores para que ellos exijan que todo se fabrique de manera segura, limpia y justa.

Del mismo modo, el fundador de Global Fashion Exchange, Partick Duffy, busca promover la sustentabilidad a través de foros, contenido educativo y eventos culturales. A través de sus eventos de intercambio de prendas, GFX les da el poder a los consumidores para cuidar el medio ambiente mientras renuevan su guardarropa con estilo y evitan que cientos de miles de toneladas de prendas vayan a la basura contaminando el ambiente.

Sumándose a estas iniciativas otro ejemplo positivo es The Upcycle Project. Fundado Gabriella Smith, este proyecto quiere generar conciencia sobre los desechos creados por la industria de la moda y alienta a los diseñadores y estudiantes de diseño a crear piezas UpCycled. Su objetivo es que los diseñadores estén en sintonía con el impacto ambiental y el bienestar de las personas detrás de sus diseños.

Un proyecto realizado por The Upcycle Project en el cual estudiantes de diseño resignificaron las prendas que la gente se deja olvidadas en las tintorerías para que no sean desechadas.

Esperamos que algún día la moda sustentable sea la norma y no la excepción: esto incluye textiles eco-friendlly, productos veganos, producción artesanal y mano de obra honesta y limpia. El fast fashion y ‘el see now, buy now’ han alimentado al monstruo del híper consumo, y si todos bajáramos la velocidad a la cual compramos y solo consumiéramos productos que realmente necesitamos, la taza de deshechos generada per capita disminuiría significativamente.

Cuando algo se diseña exquisitamente y se fabrica de forma consciente con la más alta calidad no está destinado a ser tirado terminar en un vertedero. Los consumidores son cada vez más conscientes del impacto en el medio ambiente que tiene la industria de la moda y los jugadores de la industria paulatinamente deberán aprender satisfacen la creciente demanda de moda sustentable y producida éticamente.

 

SaveSave