Diseñar para perros, cómo crear fragancias y la expansión de Adolfo Domínguez en México

358
Cortesía

¿Cómo fue para ti crecer con un papá como Adolfo Domínguez?

Yo creo que cuando tienes un padre que es conocido, la gente proyecta mucho y tiene mucha idea del personaje, pero mi padre es -claro, yo conozco otra parte de él, la parte privada- una persona muy exigente, igual que ha sido muy ambicioso con la marca. Ha sido también muy ambicioso con nosotras , entonces hemos estado internas desde los ocho años en países diferentes, nunca las hermanas, somos tres hermanas, nunca juntas, cada una iba primero y luego iba la otra, entonces es una educación y una relación muy poco habitual porque mi padre no es una persona muy común.

Publicidad

Aparte de diseñador, es muy artístico, ha escrito un libro, ha hecho una película, entonces no sé, siempre ha sido crecer en un entorno muy creativo pero a la misma vez, era una persona que es empresario y nos la hemos pasado bien creciendo cerca de mis padres.

FOTO: Getty

¿En qué momento te diste cuenta tú que querías seguir con la firma?

Pues ha sido una cosa muy gradual la verdad, la idea no era al principio meterme directamente en esto, de hecho una de mis hermanas es ingeniera, yo estudié empresariales, trabajé en banca, o sea no ha sido como una cosa directa pero yo creo que es que al final tira mucho porque es es muy bonito, porque ves la enorme implicación que han tenido mis abuelos antes, mis primas, mis tíos, mis padres, es decir, hay una tradición familiar muy fuerte .

Yo creo que es como magnética y luego hay veces también que el negocio te necesita porque nosotros hemos pasado por todo tipo de situaciones y para mí, más que algo racional, ha sido como una llamada, como salvaje (risas).

En tu tiempo en la empresa has hecho grandes cambios, ¿desde antes de estar formalmente ahí, tú aconsejabas a tu papá?

Sí, la verdad que llevo… al principio el consejo es muy informal porque es simplemente que como hija muchas veces he estado en muchas reuniones, he estado en consejos de administración como oyente sentada, sin tener intervención ninguna, pero sí que aprendes mucho y ves mucho. Entonces como mi padre nos ha educado para que tengamos opiniones y demás, siempre había elementos que a veces te preguntaban tu opinión y a veces no y la dabas igual.

O sea que sí, llevo muchos años involucrada en muchos de los procesos, pero desde luego, desde el año pasado más o menos desde un año, octubre ya la involucración ha sido total, yo vivía en Madrid, me he ido a vivir a Galicia, me lleve a mi familia y ya me lance de lleno al proyecto y la cosa ha culminado con que he sido nombrada directora general hace dos meses, dos meses y medio, entonces lo de los cambios, si que es verdad que estamos implementando muchos cambios muy rápido, pero bueno, también lo  ha hecho todo este año, hemos trabajado con mi padre mano a mano en ejercitar muchísimos cambios como temas que no se ven tanto y que no son tan glamurosos como lo que es el diseño, pero temas de compra, de proveedores, de cosas de estas que son muy importantes y mi padre ahí ha estado magistral.

Foto: Getty

Entre estos temas de innovación que han llegado a Adolfo Dominguez, está la línea para mascotas, ¿de donde surgió la idea?

Pero esto fue hace ya mucho tiempo (risas), la línea de mascotas, la verdad que esto fue hace… mi perro Gastón tiene 10 años y medio y esta colección nace un poco con él, yo antes de tener hijos, pues he tenido perros y he tenido dos perritos que me han acompañado por el mundo entero. Entonces era una raza muy friolera, son galgos italianos y entonces yo empece a ir por la fabrica de mis padres y entonces veía una tela, un tweed de hombre, una cosa bonita y entonces la cogía y le pedía a una costurera si me podía hacer una capita y tal, entonces mis perros empezaron a tener una especie de desfile de modelos total y me dijeron no, pero esto sería increíble, hacer una colección para… también para los clientes y la lanzamos. Pero bueno fue una colección efímera en el sentido de que duró cinco temporadas, una cosa así y luego ya no tuvo tanto sentido, pero estuvo bien porque fue una historia muy bonita, nos dio muchísima comunicación, muchísima prensa porque a la gente le encantaba ver a un perro vestido de Adolfo Domínguez (risas).

¿Cómo diseñaban para los perros?

Pues mira, hay un elemento de comodidad, es decir que hay prendas, o sea hay ropa que es como un poco más ridícula para un perro, que es simplemente disfrazarlo y luego hay prendas que son más de verdad lo que ese perro necesita, una gabardina o algo si llueve a cántaros y tal. Entonces hay el tema de velcros, el que sea muy fácil de poner, muy fácil de quitar, que no tenga rozaduras, y luego otra particularidad buena que tenía nuestra ropa es que usábamos telas de humano, entonces no usábamos telas baratas, sintéticas, plásticos. Eran lanas, eran algodones, eran linos y eso parece una tontería pero el perro lo agradece porque si no le pica mucho (risas).

Y también es verdad que lo llevabas vestido, pero iba como elegante porque son colores de humano, es decir grises, espigas, o sea no ibas con un perro de naranja o de algo así, era como más elegante y para gente que los viste, o sea hay gente que los viste para decorarlos pero luego es verdad que gente que vive en Nueva York y tiene un chihuahua, realmente ese perro hay que abrigarlo porque no esta hecho para estar en Nueva York, y entonces eso es lo que procurábamos, que fuera muy funcional, que fuera muy cómodo, que no picase y que el perro no destacase, no desentonase, sino que tu vas vestida con una gabardina y el perro igual (risas).

Foto: Cortesía

¿Eran tus perros lo que protagonizaron las campañas?

Empezaron con los míos y luego ya incluimos a muchos otros. El gris es Gastón y el negro es Enzo que todavía están ahí. Desde entonces he tenido un hijo y entonces yo siempre digo que es mi tercer hijo (risas).

Hablando de los procesos creativos, vamos ahora a la parte de fragancias, ¿cómo es desarrollar una fragancia?

Las fragancias empiezan muchas veces, la mayor parte de las veces, dos años antes de que salgan al mercado y se empiezan por decidir, uno, si vamos a hacer una fragancia masculina o femenina, pero luego también mucho el concepto, se empieza por la comunicación, no por el aroma. Entonces la comunicación quiere decir, qué historia va a contar esta fragancia, qué valores queremos expresar a través de esta fragancia y luego se le da un nombre y una vez que ya está la historia y el nombre, empieza el perfume. Porque los perfumes huelen al nombre que les das, por supuesto nosotros hemos hecho mucho perfume basado en ingrediente; agua de azar, agua de rosa, eso evidentemente que el nombre va a informar mucho del tipo de perfume, pero luego otros perfumes más abstractos que hemos hecho, cuando un perfume es muy floral o cuando un perfume tiene mucha base maderosa o cuando es muy oceánico, que se llaman los que son muy acuosos, todo eso se huele y tiene que ver con el nombre que le das, entonces es siempre una cosa va antes que la otra pero es un proceso absolutamente fascinante cuando llegamos al momento del perfume, o sea del aroma en sí, pues testamos durante ocho meses, vamos añadiendo, un perfume tiene una composición, una estructura en tres partes, está la salina, que son habitualmente las notas más cítricas, la parte más fresca y eso dura unos minutos y luego aparece la parte más… lo que se llama el corazón que suele ser la parte más floral y luego está lo que llamamos el fondo que aparece después de unas horas y eso suele ser la zona maderosa, el más pachouli, este tipo de cosas. Entonces realmente, es un poco como magia lo de los perfumes, es muy bonito (risas).

Cortesía

¿Qué te divierte más crear, cuando se trata de ser creativa, qué es la parte que más te divierte?

Bueno, la verdad es que ahora mismo no estoy en la fase más creativa del mundo porque estoy dirigiendo la empresa. Estoy entrando también en producto, o sea mi intención no era entrar en producto, mi intención era más estar solamente en gestión pero al final no se puede disociar, o sea lo más importante es el producto, es lo que vendemos y es aquello que nuestros clientes nos demandan, lo que ellos ven, lo que les enamora, entonces siempre uno acaba en producto. Me gusta mucho la ropa, pero me gusta mucho la comunicación porque yo creo que hoy en día muchas veces la gente no solo compra la cosa en sí, el producto o algo porque tenga un drapeado o tal, muchas veces están comprando los valores de tu marca, están comprando tu marca porque tu marca les hace sentir algo, pero para hacer sentir algo, eso hay que crearlo, eso no se crea, la prenda diseñada, no crea sola ese universo, sino que son muchas más cosas y mi padre en eso ha sido bastante un genio en la creación de la comunicación porque aquella famosa… el famoso slogan de “la arruga es bella”, es increíble esa historia porque nace por un lado de la necesidad de vender lino, es decir mi padre le encantaba el lino, quería vender lino y se encontraba con el problema de que era una sociedad que no entendía el lino, porque el lino se arruga, entonces en la España de aquella época la gente iba muy planchada, muy arreglada y entonces cuando compraban una prenda que les gustaba en la percha pero que se arrugaba, volvían a la tienda “yo quiero devolver esto, esto está mal”, entonces mi padre tuvo que salir a decir “no, no, es que no entendeis que esto es bello, la arruga es bella” pero lo que es más bonito es que aparte de que eso se aplica al tejido, al lino, es una filosofía de vida que es que la imperfección es bella. Vivimos en un mundo en donde hay mucha presión de que hay que ser perfecto, entonces cuando te venden cosas, cosmética y demás, es como que tienes que ser perfecto, ese es el ideal, entonces tienes que comprar esto para ser perfecto. Entonces nosotros queremos decir todo lo contrario, vive tu belleza, vive tu forma de ser, que no hay nada afuera de ti, que es lo que sea el nirvana.

Hablando de toda esta parte de comunicación de la marca, ¿nos podrías contar un poquito sobre la concept store?

Tenemos nuestro concept store, es el flagship que tenemos en Madrid que es eje Serrano 5, vamos a hacer más concept stores, vamos el año que viene, parte del proyecto que mi plan estratégico, que voy a presentar en breve está el remodelar dos tiendas que sería la de Madrid y la de Barcelona porque son muy grandes, están en grandes arterias comerciales y son unas tiendas muy importantes para nosotros y ahí lo que hacemos mucho es que unimos fuerzas con la fundación Adolfo Domínguez y hacemos actividades culturales, yo creo que la clave de un concept store es que proporciones una experiencia al cliente de los valores de tu marca que es lo que hablábamos de la comunicación, no es solo la ropa porque la ropa bañada de comunicación es distinta y se ve mucho más bonita. Entonces en el pasado, por ejemplo en Serrano 5 hemos tenido floristería, tenemos un coffee lounge, tenemos una zona de exposiciones de arte, conciertos, tenemos un piano y vienen pianistas todo el tiempo. Hemos tenido clases de bailes de salón, de pintura, de todo (risas). Es un centro cultural ya de alguna forma y también hemos hecho una colaboración muy bonita con jóvenes artesanos donde teníamos toda una zona en que ellos podían venir a vender sus productos, hacemos como un bazar, como si fuera un mercado artesanal y eso era muy bonito también. Ahí lo que hacíamos era apadrinar un poco a jóvenes creadores que cuando eres una marca que ha tenido el tipo de éxito que hemos tenido nosotros, yo creo que es una cosa buena dar la oportunidad y la visibilidad a otros que vienen también.

Foto: Shuttertsock

Finalmente, ¿Qué representa para Adolfo Domínguez México?

México para nosotros es nuestro segundo mercado, nos da una alegría enorme porque culturalmente tenemos una proximidad muy grande, mucho más que con otros mercados tipo China, que también estamos ahí pero que claro no es lo mismo. Cuando yo vengo aquí o cuando mi padre viene a México, la sensación de casa, de amistad es tan grande que ellos se enteran que estos días me he estado paseando y digo yo, es que si no tuviera este puesto ahora, me venía aquí a vivir y a llevar la expansión o algo porque es que a mi me encanta pero sé que hay más como muchos españoles que vienen a trabajar a México, a vivir y le pasa a casi todo el mundo, la sensación de cariño rápido, no cuesta nada adaptarse, es como muy fácil. Creo que también a los mexicanos les pasa mucho cuando se van a España (risas), es que es lo que tiene y luego también yo, aparte de la parte que compartimos y la que no compartimos, la que es distinta, toda la parte cultural propia vuestra, yo por ejemplo esta tarde he venido… llevo cuatro o cinco días trabajando aquí y antes de irme ya he dicho que yo voy al museo de antropología si o sí. Ya he ido, pero es que es tan grande que hay que ir muchas veces. Entonces aparte en temas de negocio, para nosotros es el segundo mercado más importante, tenemos 141 puntos de venta, vendemos muy bien aquí y claro es algo además que no ha terminado, sino que realmente todavía hay una posibilidad de crecimiento enorme. Hemos estado todos estos días reunidos con gente que quiere abrir tiendas nuestras con centros comerciales nuevos, porque además estáis tan boyantes en este país que estáis construyendo nuevos centros todo el tiempo y además con grupos muy fuertes porque he estado con gente que van a construir la torre más alta de Latinoamérica que va a estar unida a un mall, además los malls, porque lo moderno ya es que no sean cerrados, sino que sean abiertos, con jardín, que es mucho más agradable de estar, que tengan experiencias gastronómicas, que tengan como si fuera una fundación, que tengan actividad cultural y demás y que son un poco como downtowns, como centros de ciudad y entonces para nosotros es un orgullo increíble que nos llamen y poder formar parte de todo este nuevo landscape urbano que estáis montando en México porque es que es un país que de verdad de cinco años en cinco años da saltos de gigante, entonces bueno yo creo que podéis estar muy orgullosos del país que teneis.

Foto: Getty