La gran contribución de Lacoste al deporte

137
Cortesía
- Publicidad -

Pocas marcas son tan reconocidas en el mundo entero por su mero logo. Este es el caso de la casa de moda francesa Lacoste, cuyas prendas muestran orgullosamente un cocodrilo verde y a veces plateado en la parte derecha del pecho. Actualmente valorada en 500 mil millones de dólares, la empresa produce alta moda, perfume, calzado, marroquinería o relojes, pero si es conocida por algo, es por su famosísimos polos.

 

Publicidad

Fundada en Troyes en 1933, la marca tiene unos estrechos vínculos con el deporte. No por nada, su fundador, el tenista René Lacoste, era conocido como “el Cocodrilo”. Conocida al principio como La Chemise Lacoste, el jugador se alió con el fabricante de prendas de punto André Gillier para crear el polo perfecto y uno pionero en tener el logo fuera de la prenda, algo que sería replicado años más tarde por su competidor británico, Fred Perry, o Ralph Lauren. No obstante, el tenis no será la última frontera para el empresario que promocionaba su creación sobre la pista con una raqueta en la mano, ya que también produciría en sus principios atuendos para golfistas o marineros.

GettyImages-530801828

 

1951 sería el año en que la marca se expandiría en cuanto a paleta de colores, ofreciendo multitud de tonos fuera del clásico blanco de tenista. Tan solo un año después, Lacoste llegaba a Estados Unidos, siendo especialmente popular entre la clase alta y convirtiéndose en icono “preppy” de la Ivy League.

Como empresa familiar, René heredaría su imperio a su hijo Bernard en 1963, quien la diversificaría con un enfoque más destinado a las pasarelas. No obstante, durante toda su historia ha patrocinado a tenistas eminentes como Andy Roddick, Richard Gasquet o Stanislas Wawrinka. En 2005, 50 millones de productos de la marca se vendían en más de 110 países y no ha dejado de expandirse en las canchas ni en las calles desde entonces.