Tiffany & Co. hace la joya que todos los hombres quieren

196
- Publicidad -

“Todo el proceso se compone de cuatro pasos: primero, el artesano, conocido como Spinner, pule un bloque de madera para darle forma al balón, que es fabricado en dos partes simétricas. Luego, lo recubre con una placa de plata flexible previamente calentada. Después, el segundo paso, consiste en ensamblar las dos mitades del balón. En la placa de plata dibuja los detalles y asigna los espacios para los mismos. Al final, desecha la madera que usó como molde. El tercer paso continúa luego de ello, donde con la misma placa de plata, se crea el logo de la NFL y las costuras del balón, que se añaden al mismo. Y, para finalizar, con el mismo procedimiento del paso 1, se elabora la base del trofeo y se ensambla junto a los accesorios, se limpia y se detalla. Al final, el trofeo regresa a la compañía para grabarle el resultado y el ganador del Super Bowl. Así se hace una de nuestras grandes joyas…”, contesta del otro lado del teléfono, desde la fábrica de Parsippany (Nueva Jersey), el artesano Bill Testa, encargado de dar vida, año con año, al trofeo del Super Bowl, uno de los objetos más deseados por cualquier hombre.

9302b4135aa32541688e178d15f86b9d

Publicidad

Creado hace 50 años, en 1967, por Oscar Riedner (quién lo diseño en una servilleta), el trofeo (bautizado desde 1971 como Vince Lombardi), es una de las joyas más reconocidas en la historia de la casa Tiffany, encargada de darle vida gracias al trabajo de artesanos como Testa, quienes también se encargan de crear otras joyas deportivas el trofeo PGA Tour Fedex Cup (Golf), el Trofeo del Comisionado MLB (Beisbol), el Trofeo Larry O’Brien NBA (Basquetbol), el trofeo Philip F.Anschutzmls de la MLS (Futbol) y la Citizen Cup (Regata).

“El trofeo actual tiene muy pocos cambios respecto al diseño original de la servilleta de los sesenta. Por esta razón el boceto es tan importante…nosotros comenzamos a fabricarlo alrededor del mes de septiembre de cada año, cuando empezamos a fundir y obtener el laminado de plata que utilizaremos. Son cuatro meses de producción en los que se involucran decenas de especialistas, ya que hacemos dos trofeos, en caso de que el que se entrega al equipo ganador sufra daños durante la celebración”, cuenta Testa, resaltando que desde 1860, año en que Tifanny fabricó el galardón Woodlawn Vase, de automovilismo, la casa de joyas ha perfeccionado la fabricación de la joya más deseada por los hombres, consiguiendo que la escultura, de 56 centímetros de alto y 3.2 kilogramos de peso (fabricada en plata y con un costo de producción de 25 mil dólares por pieza), sea parte fundamental de la historia del deporte.

GL_FunSuperBowlFacts_VLT

“Cuando alguien se imagina la fábrica, puede pensar en tecnología e innovación; no obstante, la verdad es que seguimos utilizando las mismas técnicas con las que se trabajaba en la compañía desde el siglo XIX.

Para nosotros no implica grandes ganancias económicas fabricarlos, ya que nuestro negocio son las joyas. Pero la idea de la empresa siempre ha sido estar presente en los grandes momentos de celebración. Ya sea de una pareja, de una compañía o, en este caso, del deporte. Esos momentos son épicos en espectáculos como el Super Bowl, y contribuir con el trofeo nos mantiene presentes en esas noches inolvidables. Para Tifanny & Co. es una gran satisfacción poder formar parte de celebraciones legendarias como éstas que tanto gustan”, finaliza Testa.