Aprende a cuidar tus abrigos invernales sin importar su material

284
- Publicidad -

Finalmente llegó una de nuestras épocas favoritas del año: la época en las que nuestros abrigos preferidos pueden salir a pasear y adornan todos y cada uno de nuestros looks. Sin embargo, no todo es felicidad y risas; la realidad es que cuidar de estas delicadas -y generalmente costosas– piezas puede ser un dolor de cabeza año con año. Por esta razón es que te compartimos algunos de los mejores secretos para hacer de la limpieza y atención a estas prendas, toda una brisa, sin importar de qué material se encuentran hechas. ¡Toma nota!

Antes que nada, te recomendamos que te aprendas los siguientes básicos que aplican siempre, con absolutamente cualquier material:

Publicidad

-Siempre cuelga tus abrigos en un gancho amplio y robusto para evitar que su propio peso haga a tu abrigo perder su forma natural. De la misma manera, te recomendamos que lo guardes en un espacio que le permita respirar y que no se encuentre aplastado por otras prendas.

-Nunca guardes tu ropa, ni siquiera por un periodo corto de tiempo, en las bolsas de la tintorería, ya que éstas tienden a acumular humedad causando manchas amarillas en tus prendas.

 

CASHMERE O LANA:

-Para mantener en perfectas condiciones tu abrigo tailored de lana, te recomendamos que lo lleves a lavar con un profesional únicamente de dos a tres veces por temporada. A pesar de que la lana es una fibra natural que sin problemas puede ser lavada a mano con un jabón suave, la realidad es que un abrigo estructurado puede perder su forma al contacto con el agua, por lo que te recomendamos que, para estar seguros, siempre envíes tu costoso abrigo a la tintorería para un muy recomendado lavado en seco.

-De la misma forma, si tu abrigo es de un color claro y su cuello y mangas se ensucian fácilmente, pero aún no te encuentras lista para llevarlo a la tintorería, es posible que trates las manchas a mano -y con mucha precaución- con un cepillo y/o un trapo ligeramente húmedo.

-Si accidentalmente derramaste algún líquido sobre tu abrigo, no entres en pánico; simplemente usa un papel o tela para absorber la mancha usando ligeros golpes sobre la misma. Nunca la frotes ni presiones demasiado fuerte ya que esto solamente hará que la misma se impregne mucho más.

-Cuando finalmente te encuentres lista para guardar tu abrigo hasta la temporada siguiente, te recomendamos que lo guardes en un porta traje de tela en vez de uno de plástico y que añadas en tu guardarropa una que otra tabla de cedro para evitar que se formen polillas.

wool

 

DOWN:

-A pesar de que algunas prendas de plumas aseguran en su etiqueta que es posible lavarlas en casa, te recomendamos que si quieres evitar malas sorpresas y buscas -sobre todas las cosas- mantener la integridad de tu chaqueta o abrigo, siempre le envíes a la tintorería o con un limpiador certificado para evitar apelmazar las plumas o remover las propiedades ‘waterproof’ de tu prenda. ¿Por qué? La realidad es que éste es un material muy delicado, y a pesar de que sí existen una gran cantidad de consejos para hacerlo en casa, éstos no son a prueba de errores y hasta el más pequeño desacierto puede echar a perder tu prenda favorita.

down

 

FUR:

-Si estás lista para guardar tu abrigo de pieles hasta el próximo invierno, entonces lo más recomendable es que inviertas en el ‘storage’ de tu costosa prenda y la lleves a un sitio profesional en donde, además de previamente limpiarla y realizar cualquier reparación que sea pertinente, la guardarán hasta el próximo invierno bajo las condiciones de temperatura y humedad perfectas para conservarla luciendo perfecta hasta por un poco más de cincuenta años.

-Si accidentalmente mojaste ligeramente tu abrigo, sacude la mayor cantidad de agua posible y permite que se termine de secar en una área bien ventilada; sin embargo, si te agarró la lluvia y tu abrigo se encuentra empapado, es recomendable que acudas de inmediato con un profesional.

fur

 

FAUX FUR:

-Este tipo de materiales es uno que puedes lavar seguramente en la comodidad de tu casa. Simplemente trátalo a mano con agua fría y un  (muy) poco de detergente suave por no más de quince minutos y evitando una agitación excesiva, ya que esto podría hacer que el “pelo” de tu abrigo se enrede y pierda su forma.

Finalmente permite que seque al natural, jamás en la secadora.

-Extra tip: Puedes devolverle su aspecto natural cepillando con un cepillo de cerdas suaves.

fauxfur