Estas marcas mexicanas trabajan con personas en prisión

135
- Publicidad -

Cuando dejas de comprar fast fashion, te das cuenta del universo de marcas que existen en el mundo y los diversos y muy variados procesos de manufactura que las empresas pequeñas, principalmente, usan para desarrollar sus productos.

Por ejemplo, ¿sabías que hay dos marcas mexicanas que parte de su mano de obra es elaborada por personas que se encuentran cumpliendo una condena en prisión? Recientemente el medio británico The Guardian publicó un texto en el que dio a conocer fuera de nuestras fronteras la interesante forma de trabajar de estas Prison Art y Taller Nu.

Publicidad

Prison Art es una pequeña empresa social que opera en 6 prisiones en los estados de Jalisco y Querétaro, donde los trabajadores crean accesorios como cinturones, bolsas, portafolios, chamarras, gabardinas y carteras. Cada pieza es única e irrepetible, y su principal distintivo es que los artistas (prisioneros) crean una especie de tatuajes sobre cada pieza.

El proyecto fue desarrollado por Jorge Cueto, quien asegura que parte de las ganancias que generan las ventas de la compañía, se utilizan para ayudar a las familias de los empleados con los gastos de su hogar, escuelas, salud, entre otros. Actualmente Prison Art cuenta con 5 tiendas físicas en diferentes estados y una tienda en línea que vende

Por otro lado está Taller Nu, otra empresa social a cargo de la diseñadora Pilar Obeso y su compañera de negocios Olga Olivares. Taller Nu trabaja actualmente con 25 reclusas en la correccional de Texcoco, quienes ayudan a elaborar los zapatos que se venden tanto en México como en Nueva York y Miami.

Además de pagarles por su trabajo, las empleadas de esta empresa de calzado también reciben una conveniente prestación que consiste en la reducción de 5 días de condena por cada 10 días de trabajo.

Pilar asegura que el hecho de que estas reclusas formen parte del proceso de manufactura, es un valor agregado a sus productos: “La gente se presta a pagar un poco más cuando se dan cuenta de qué y quién está detrás de este bonito producto”.

¿Conoces alguna otra empresa mexicana, o latinoamericana que le de esta oportunidad de trabajar y desarrollar su creatividad a personas en prisión?