Así es el probador perfecto

319
- Publicidad -

Los probadores son extensiones de las tiendas muy importantes para las marcas, ya que es ahí donde el cliente toma la decisión de si debe o no comprar las prendas que llamaron su atención. Aunque no lo creas, detalles como la higiene, los espejos, y el mobiliario que hay dentro de este pequeño espacio, influyen directamente en la decisión final.

La próxima vez que vayas a un probador, fíjate muy bien en los detalles que te presentamos a continuación, así podrás distinguir si esa prenda en verdad no te gusta o el probador es el culpable de tu desencanto.

Publicidad

Luz

Es un tema complicado. Al tener una luz suave no puedes admirar con detalle la prenda y cómo luce en ti sobre todo por el tema de las sombras. Pero una luz intensa y dirigida directamente a ti te hará notar todas aquellas características que puedes considerar como “defectos” (lonjitas, manchas en la piel, estrías, celulítis…), además de provocar un insoportable color. Los mejores son aquellos que tienen columnas de luz opacas alrededor de los espejos, ya que difuminan la luz en el ambiente y te favorecen tanto a ti como a la prenda.
Puerta ¿o cortina?

Para las que son tímidas, no hay nada más incómodo que sentirse observadas mientras están en un lugar desconocido usando solamente ropa interior. Usar cortinas en vez de puertas son cómodas, siempre y cuándo sean ligeras, fácil de abrir y cerrar, y no dejen esos “huecos” en las orillas que dejan ver ese momento tan privado. Lo mismo sucede con las puertas, si no tienen seguro o el espacio entre el marco y la puerta es muy amplio, nos sentiremos igual de expuestos.
Espejos

Lo que buscamos al probarnos una prenda es ver cómo luce en nosotros desde todos y cada uno de nuestros ángulos, por eso es tan importante que dentro del probador haya más de un espejo, y estos están colocados de forma paralela o perpendicular para poder mirarnos desde todos los ángulos.
Número de prendas
Accesorios extra
Limpieza

Hay muchas tiendas que se olvidan de lo importante que es la limpieza dentro de los probadores, y es que aunque la tienda se encuentre impecable, muchos clientes “olvidan” su basura dentro del probador. Lo peor es cuando nos encontramos un piso lleno de pelusa, pelo, eiquetas y polvo; sobre todo cuando nos vemos obligados a permanecer descalzos ahí dentro.
Tamaño

Mientras el probador cuente con todo lo necesario, o sea espejos, asiento, percheros, una buena iluminación y una puerta que brinde la privacidad necesaria, el tamaño pasa a segundo término. Aunque siempre se agradece un espacio suficiente para poder moverse con libertad o agacharse para atarse las agujetas.