Estas son algunas de las cosas que suceden detrás de cámaras durante la creación de un editorial de moda

188
- Publicidad -

A pesar de que la cultura pop, las películas y muchos otros aspectos nos hayan influenciado a pensar que trabajar dentro de la industria de la moda es puro chicness, marcas de lujo, ropa gratis y champagne, la realidad es que verte envuelto en cualquier área de cualquier proceso de moda es poco más que trabajo arduo, noches sin dormir, cuerpos adoloridos y caminatas bajo el sol cargando diez porta trajes llenos de vestidos pesados.

 

Publicidad

1. Normalmente los llamados son a tempranísimas horas de la mañana, cuando tienes que llegar a cierto punto en el que una van repleta con el resto del equipo te estará esperando. En muchas ocasiones, los transportes y condiciones generales no son lo más cómodo, los espacios no son los más grandes y casi siempre debes adaptar -con los recursos existentes- tu estación de trabajo para hacerla lo más cómoda posible.

Tienes que aprender a trabajar con lo que se tiene, y a llevar siempre contigo y a todos lados, aquellas cosas que sabes que necesitas. Todo, por amor al arte.

 

2. A pesar de que en abundantes ocasiones la sesión de fotos suele ser en un estudio, existen otras veces en las que ésta se realiza en las calles o distintas locaciones de la ciudad; por lo que, el stylist no solamente debe buscar algún baño público o lugar privado en el que cambiar de look a la modelo; sino que cada integrante lleva cargando kilos del equipo necesario -a veces por caminos difíciles- para cumplir con su labor.

 

3. Contrario a lo que películas como “The Devil Wears Prada” te hayan hecho creer, la gran mayoría de las personas que trabajamos haciendo moda -particularmente durante las sesiones de fotos- no lo hacemos en tacones de más de 10 centímetros, maquillaje ni ropa de diseñador. Normalmente para shootear editoriales todos nos ponemos la ropa y calzado más cómodos de nuestro guardarropa. Lo importante es hacer un trabajo impecable, y aunque tampoco se trata de dejar atrás el estilo, estar cómodo es imprescindible.

 

dos

 

4. Si te encuentras tomando fotos en la calle jamás faltan los típicos curiosos que se acercan a ver qué es lo que estás haciendo; hacen preguntas sobre la publicación, la ropa y el look, cosa que no resulta en un problema si son amables y tienen buenas intenciones. Sin embargo, nunca falta la persona que se siente dueña de la calle y argumenta que no puedes estar tomando fotografías frente a su propiedad o amenaza con llamar a la policía aunque estés haciendo algo completamente legal.

 

5. Todo tipo de wardrobe y beauty malfunctions suelen suceder durante la sesión. Ya sea que la modelo realice una posición extraña y sin querer rompa un par de pantalones; le caiga comida encima y manche las prendas, tenga lipstick en los dientes o el viento haga prácticamente imposible mantener su peinado en sitio, el encargado del departamento en cuestión debe arreglárselas como pueda para lograr resolver el asunto lo mejor y más pronto posible. ¡Después de todo el show debe continuar! Eso sí, jamás puedes regresar una prenda dañada a su showroom correspondiente, así que encima de todo, todavía tienes la preocupación de solucionar ése otro asunto.

 

6. ¡Sustos! Nunca falta que, en medio de las prisas y los interminables racks de ropa y accesorios, de pronto no puedes encontrar un anillo carísimo que se puso la modelo y dejó por ahí. El susto y baja de presión instantánea que sufres los diez minutos que te toma encontrar la pieza en el lugar más insospechable, serán siempre los peores de tu vida.

 

Makespace-3

 

7. La modelo siempre sufre algún pequeño accidente. Desde tropezones y raspones, hasta soportar temperaturas extremas, posiciones difíciles e incluso peligrosas, o cualquier tipo de eventualidades físicas. ¡No es un trabajo fácil!

 

8. Por muy guapa que sea la modelo, y por muy delgada y cool que esté, la realidad es que ellas también son personas normales como nosotros; y problemas de la piel, granitos, celulitis e imperfecciones son tan comunes en ellas como en cualquiera. La única diferencia es que para este tipo de casos se cuenta con un glam team impresionante encargado de hacerlas lucir más flawless que nunca.

 

gigi-hadid-uncovered-2016-sports-illustrated-swimsuit-issue-00

 

9. A pesar del arduo trabajo siempre hay momentos de relajación y diversión. Pláticas -y hasta consejos- de beauty, moda y asuntos relacionados nunca faltan; pero lo mejor de todo viene cuando trabajas en repetidas ocasiones con el mismo equipo y con algunos de ellos terminas siendo más que amigos y familia.

 

10. No existe mejor sentimiento en el mundo que la emoción de ver las fotografías que se han tomado hasta ahora en la pantalla del fotógrafo. De verdad no hay nada más gratificante que ver que todo ese trabajo, y el dolor de tus piernas y brazos, han resultado en algo tan bello.