Algunas cosas que hemos hecho en nombre de la moda, de las que no estamos muy orgullosas

112
- Publicidad -

Usar un trend horrible del que, algunos años después, te has arrepentido como nunca. ¡Sobretodo si hay fotos!

Publicidad

 

 

Llevar alguna pieza que comprometa por completo tu comodidad. Por ejemplo, aquel par de zapatos en los que ni siquiera puedes caminar, esos jeans tan ajustados que no te dejan ni respirar o un vestido strapless que no para de resbalarse.

 

 

Pasar horas, horas, horas y horas descifrando qué ponerte hoy, e incluso, llegar tarde a tus citas, pendientes y labores en distintas ocasiones ya que nada de lo que te probaste te hacía sentir completamente bien.

 

 

Tener que buscar -entre lo más recóndito de los racks de rebajas- aquella pieza que habías anhelado toda la temporada… en tu talla. Y cuando al final la encuentras, aferrarte a ella y no soltarla ni para ir al baño.

 

 

Cuidar más que a nada en el mundo esos nuevos zapatos investment que acabas de comprar. Empujar a la gente cercana para evitar que te pisen, y si por alguna razón llegas a ver una minúscula mancha o raspón, tratar de “limpiarlo” con saliva.

 

 

Andar cargando a TODOS lados con dos pares de zapatos: los cómodos y los que se ven increíbles.

 

 

Convertirte en una completa y total acumuladora de todo libro y revista de moda que se te cruce en el camino y, que de pronto, te des cuenta de que aquellas pilas de revistas se han convertido en parte de tu mobiliario.

 

 

Jurar que la única talla que encontraste en el vestido de tus sueños “te queda perfecta” cuando en realidad sabes que si te mueves aunque sea un poco, cada una de las costuras de la prenda tronará sin piedad.

 

 

 

Sobrepasar los límites de tu tarjeta de crédito para salir de compras en cuanto llega la nueva colección a tu tienda favorita.

 

 

Intentar colarte -la mayoría de las veces sin éxito- a uno de los desfiles más esperados durante la Semana de la Moda en tu ciudad.

 

 

Cambiar una noche de fiesta por quedarte sola en casa leyendo la última revista de moda que compraste. De cualquier manera, ¿Quién necesita salir si tienes una entrevista completa con tu diseñador favorito esperándote en la comodidad de tu casa?

 

 

Faltar a tu escuela, al trabajo o cualquiera de tus obligaciones porque encontraste un sample-sale buenísimo que obvio no puede esperar. ¡Prioridades!

 

 

Encontrarte en la penosa necesidad de no llevar ropa interior abajo de un vestido porque se transparentaba o marcaba. Oopsie!

 

 

…o llevar un outfit con el que resulta prácticamente imposible ir al baño, por lo que mejor decides aguantarte.

 

 

Encontrar en la calle a uno de tus ídolos de la industria y perder el control por completo; actuar de lo más ridícula y lucir peor que Belieber viendo al mismísimo Justin en persona.