La simple razón por la que no podemos dejar de comprar en Zara y H&M

121
- Publicidad -

“El cerebro encuentra placer en la búsqueda de cosas baratas”, explica el diario The Atlantic en un artículo que habla sobre la explicación neurológica del placer de comprar en tiendas de “fast fashion”.

No importa si es una tienda física o en línea, estas compañías han logrado hacerse millonarias a costa de nuestra adicción por hacer hallazgos que logran seducirnos en sus estantes. Aceptémoslo, con precios tan bajos y prendas muy parecidas a las que acabamos de ver en las pasarelas o estrellas del street style, es difícil resisitirse a comprar algo, y esto se debe al placer que se obtiene al ver, comprar, y sobre todo al conseguir la prenda por un precio muy económico. El placer “parece ser una respuesta no solo al precio, o a cuánto me gusta la prenda, sino a la comparación de ambos: cuánto me gusta la prenda comparada con cuánto voy a pagar por ella”, reveló al respecto Scott Rick, científico que participó en un estudio sobre el tema en 2007.

Publicidad

 

Por otro lado, el profesor de marketing Tom Mayvis asegura que “parte de la dicha de comprar no solo es que estás adquiriendo algo que realmente te gusta y que vas a usar, sino que también es una buena oferta”.

Así que la próxima vez que te dejes seducir por una buena oferta, sabrás que existe todo un proceso neurológico detrás de esa necesidad por comprar.