¿Qué significa vestir de negro?

17400

Seguramente has escuchado que el color negro es un sinónimo de lo oculto, lo secreto y lo desconocido; uno que da como resultado aires de misterio a cualquiera que lo porte. Sin embargo, ¿sabes realmente de dónde proviene la moda de vestirlo y cómo es que se hizo tan popular?

En la psicología del color, el negro brinda protección creando una barrera entre el mismo y el mundo exterior, brindando -a todo aquel que lo use- cierto tipo de comodidad y sensación de cuidado de sus sentimientos y emociones. Sin embargo, a la vez, este tono tiene la capacidad de significar poder y control; de determinar cierto rango de importancia e intimidar a todo aquello que lo mira.

Publicidad

Se dice también que éste logra ocultar vulnerabilidades e inseguridades, haciendo sentir a la persona que lo usa regularmente, confiada y segura de sí misma. Y esto, indudablemente puede ser debido a sus orígenes como parte del atavío usado durante principios del siglo XX, cuando las prendas simples y poco adornadas se reservaban para el uso de las mujeres que se encontraban de luto. Las viudas que durante más de 500 años, en Europa y América -especialmente aquellas que formaban parte de las clases más altas de la sociedad- portaban durante funerales y la etapa de luto después de la muerte de un ser amado, exclusivamente piezas, vestidos y accesorios en este color.

Jackie-Kennedy’s-attire-at-the-1963-funeral-of-John-F
Jackie Kennedy durante 1963, en el funeral del presidente JFK.

Autoridad y disciplina son otras cualidades frecuentemente asociadas con este tono; por esta razón es que, algunos de los más grandes directores, editores y diseñadores de moda suelen basar su carrera entera en el mismo; y la razón por la que siempre ha sido el predilecto por los artistas e intelectuales. Por ejemplo, durante los años 60s, las bailarinas solían portar mallas y leotardos en este color, mientras que los pintores y músicos elegían cuellos de tortuga en negro por ser considerados “cool” y no conformistas.

17

A su vez se dice que, Mme. Chanel, por su parte, fue la primera en hacer que las mujeres más elegantes y a la moda de la época optaran por la elección de este tono brindándole nuevos aires de elegancia y modernidad, contrario a su historia de muerte y funerales, mediante la introducción del icónico Little Black Dress; mismo que, hasta la actualidad, es sinónimo de glamour, elegancia atemporal, practicidad y sobretodo sensualidad, seducción y poder femenino.

Mientras tanto, opuesto al movimiento de Coco Chanel y su Little Black Dress, los beatniks también se apoderaron de una vestimenta basada enteramente en negro como un símbolo de rebeldía y clave en la creación de su contracultura.

Y es que el color negro, siendo incluso no un color, sino la ausencia de la luz, oculta y guarda lo que no queremos que se note; debido a esto es que se afirma que, usando prendas negras, lograremos una apariencia más delgada y estilizada, así como una presencia pesada, dominante y poderosa: porque a pesar de que buscamos conocer todos los secretos que este tono guarda, tememos saber qué es lo que pueda estar ocultando.

Y es que, ciertamente no podríamos omitir las cualidades de elegancia, confianza y sofisticación que posee este color; no por nada es el protagonista de las piezas básicas y statement en el guardarropa de cualquier mujer para hacerla sentir elegante, chic y poderosa en absolutamente cualquier situación. Y por eso es que sabemos perfectamente que un guardarropa basado completamente en prendas en este color no solamente es eficiente gracias al hecho de que prácticamente se puede combinar cualquier prenda con otra; sino que, a la vez puede ser extremadamente desafiante lograr un look interesante con una paleta de colores tan limitada, por lo que únicamente una personalidad verdaderamente creativa podrá lograrlo exitosamente.

_19-givenchy

Por esta razón es que, si lo que buscas es lucir poderosa, elegante, refinada, exitosa y con mucha autoridad, te recomendamos que portes prendas en este color y que lo lleves mejor que nadie.