La importancia de la mezclilla a través de la historia

5227
- Publicidad -

Actualmente es prácticamente imposible conocer a una persona que nunca en su vida haya usado un par de jeans o una chaqueta de mezclilla; sin embargo, durante el siglo XIX la mezclilla era un material usado principal y únicamente por la clase trabajadora. Obreros, mineros y la gente dedicada al campo fueron los primeros en disfrutar de este icónico textil.

Hoy en día, la mezclilla es uno de los materiales más queridos y favoritos alrededor del mundo a tal grado que se dice que, en cualquier día, más de la mitad de la población mundial se encuentra usando un par de jeans. Pero, ¿cómo comenzó su historia y por qué son tan relevantes incluso después de tanto tiempo y acontecimientos?

Publicidad

Durante los años de 1830-1840s, décadas antes de la introducción del famosísimo par creado y patentado por Levi Strauss & Co.’s en 1873 para los caza fortunas de la fiebre del oro en California, se dio el gran auge de las prendas de trabajo confeccionadas con este material. Material que, a pesar de que se cree exclusivo para el uso de los hombres, solía ser muy común también en la creación de vestimenta para el trabajo de la mujer durante el siglo XIX.

Gold-miners-wearing-Levi's-jeans,-1882.-Photo--Getty-Images

Al comienzo del siglo XX, la mezclilla ya se usaba regularmente para la creación de distintos tipos de prendas; desde trajes de prisión hasta uniformes navales.

Durante los años entre guerras se popularizaron dos distintos tipos de vestimenta  que lograron modificar la percepción cultural que tenían las personas sobre este material: el “western wear” y las “play clothes”. El primero emergiendo de la popularidad de los ranchos, mientras que el segundo buscaba vestir tanto a hombres como a mujeres para realizar actividades de descanso y entretenimiento de una manera cómoda pero con estilo.

Sin embargo, al momento de desatarse la Segunda Guerra Mundial, y gracias al hecho de que al encontrarse los hombres en batalla las mujeres debieron dar un paso adelante y tomar aquellos trabajos que solían ser exclusivos para ellos, se debieron crear prendas que les permitieran, de nuevo, una gran comodidad para realizar el trabajo y a la vez durabilidad y simplicidad; creándose así el icónico jumpsuit de mezclilla que posteriormente fue inmortalizado por uno de los personajes clave para el triunfo de la batalla: Rosie the Riveter.

tattoo-on-rosie-poster-square

Finalmente, al término de la guerra y con la nueva visión que ésta trajo consigo, llegó la influencia pop de la mezclilla hacia audiencias más jóvenes. A través del cine y mediante películas como “Rebel Without a Cause” e iconos como Elvis Presley y Marlon Brando, la mezclilla encontró su posición entre aquellos jóvenes incomprendidos, ligando a este material con la rebelión adolescente y la delincuencia.

GettyImages_3200251.0

Posteriormente, al comienzo -y durante- la década de los 60s, la mezclilla fue fuertemente asociada con el movimiento hippie. Utilizada como un símbolo gracias a sus referencias a la “clase trabajadora”, el denim se volvió la bandera de los hippies contra el materialismo y cultura consumista. Sin embargo, sin saberlo y sin quererlo, esta época marcó distintas tendencias de moda que hoy en día siguen estando presentes en algunos pares de jeans como los parches, costuras remendadas y especialmente el clásico corte acampanado.

Mientras tanto, durante las épocas de los 60s y 70s, diseñadores como Yves Saint Laurent comenzaban a ver el potencial de este increíble material y lo introducían al público como un textil de lujo. Saint Laurent comenzó a incluir looks fabricados en mezclilla a su línea Rive Gauche debido a su fascinación por lo que los jóvenes se encontraban usando en las calles en dicho momento.

that_70s_show_ysl

Después de esto, en 1978, Calvin Klein lanzó su primer línea de “jeans de diseñador” basados en el estilo europeo: cintura alta y corte ultra tight con el fin de enmarcar el cuerpo femenino.

Con su distintiva etiqueta, este par de jeans se convirtió en un status de estilo y de sexualidad gracias a sus escandalosos anuncios con una -demasiado- joven Brooke Shields quien hacía alusión a su falta de ropa interior.

brooke-shields-tbt

Finalmente, durante la época de los 90s, diseñadores como Tommy Hilfiger tuvieron su gran momento gracias a la influencia del hip-hop en la moda. Con artistas de este género haciendo públicas tendencias como las t-shirts ultra oversized plagadas de logos y los jeans ultra baggy portados más abajo de la cadera, se recordó la controversia que rodeó a los jeans durante los años 50s, pero esta vez asociada a la cultura de prisión y pandillas.

Sin embargo, para finales del siglo, la mezclilla logró emerger como uno de los materiales de lujo más importantes de la era. Gracias a los distintos looks presentados sobre las pasarelas de Gucci, Katharine Hamnett, Gianfranco Ferré, Roberto Cavalli, Jean Paul Gaultier, entre otros, nació un nuevo mercado de “mezclilla premium” que ha abierto el paso a distintas opciones en el mercado del denim no solamente en cuanto a diseño, cortes, colores y siluetas, sino también a precios y calidad.

53c24925db5c3_-_cos-01-britney-justin-de

Hoy en día, y después de más de 160 años en que tanto la televisión, la mercadotecnia y el cine lograron convertir a los jeans en un símbolo de juventud, rebelión, sexo, y coolness, el mercado de los jeans es uno que vale más de 55 billones de dólares.

guess-jeans-2013-collection