Cómo cuidar correctamente tu lencería

341
- Publicidad -

¡Oh, la lencería! Aquellas hermosas piezas que no solamente sirven para sostener y proteger nuestras partes más delicadas, sino que también fungen como una motivación para sentirnos sexy, coquetas, cómodas y perfectamente bien vestidas desde la base.

Sin embargo, seamos honestas, la mayoría de nosotras no agradece correctamente el arduo trabajo que ellas hacen diariamente por nosotras y las lavamos en la lavadora, las metemos a la secadora y las guardamos de forma incorrecta. Por eso, y para cuidar aquella pequeña fortuna que has invertido en tu colección de lencería, te decimos cómo debes cuidarla para que dure más tiempo sin perder sus cualidades originales.

Publicidad

 

¿Cada cuánto hay que lavarla?

En cuanto a nuestras panties o tangas, es obvio que se tienen que lavar después de cada uso, sin importar la situación. Pero con nuestros bras, existen distintos factores que determinan la frecuencia con la que deben visitar tu cuarto de lavado; desde cuántos tops más tienes en rotación, hasta la época del año en la que te encuentres y tu nivel de higiene. Por ejemplo, en invierno puedes dejar pasar unos días más entre lavadas, pero en verano incluso podrías tener que lavarlos después de cada puesta. La cuestión es que no dejes que tus secreciones corporales, desodorantes o perfumes se asienten demasiado tiempo en la tela ya que podrían dañarla irreparablemente.

El consejo de los expertos es que laves tus brassieres cada dos puestas y que no uses un mismo bra dos días seguidos, sino que los vayas dejando descansar para que tengan tiempo de retomar sus formas naturales y de acomodar sus elásticos.

cadacuantolavarla

 

¿Cómo lavarla?

A menos que quieras que tus prendas interiores se desgasten más rápido de lo debido, NO las metas nunca a la lavadora. Lo mejor es que las laves a mano; y si lo haces una vez por semana, realmente no debe tomarte mucho tiempo.

Primero, revisa bien la etiqueta de cada prenda para saber si necesita cuidados especiales. Separa tus prendas blancas, de color y oscuras como lo harías normalmente para lavar.

Te recomendamos que lleves a cabo todo este proceso con un detergente especial para lencería que, aunque en un principio puede parecer un gasto innecesario, te aseguramos que no lo es. Éste contiene componentes que se encargan de cuidar los materiales con los que se elaboran estas prendas y evita ser muy duro con los mismos ayudando a mantener su aspecto original.

Ahora, llena distintos bowls con agua fría -uno para cada separación de color- y coloca un poco de tu detergente especial dentro de cada uno de los tazones, revuelve bien y sumerge las prendas. Mueve suavemente por algunos minutos simulando el movimiento de una lavadora y deja remojar por un máximo de una hora, dependiendo de qué tan sucias se encuentren tus piezas.

Si te encuentras con manchas específicas, talla suavemente el área con un removedor de manchas especial para lencería. Pero si ésta no se quita fácilmente, puedes dejar la prenda remojando por una hora extra. Nunca uses cloro sobre tus prendas delicadas.

Tip: Es muy importante que nunca uses agua caliente ya que esto podría desgastar el elástico de las prendas, encogerlas o deformarlas.

Finalmente, enjuaga muy bien bajo el chorro de agua hasta que deje de salir jabón.

conquelavarla
Jabón para lencería, THE LAUNDRESS $19.50usd. Removedor de manchas, THE LAUNDRESS $8.00usd.

 

Y para el secado…

No exprimas tus prendas; lo que te recomendamos es que retires el exceso de agua colocándolas en medio de dos toallas secas y limpias.

Manualmente da forma a tus bras -especialmente a aquellos con relleno- y seca al aire. De preferencia no colgándolas -ya que esto también podría estirarlas permanentemente- sino colocándolas en plano sobre un rack de secado. NUNCA metas tus bras a la secadora.

Para tus medias es imprescindible que repitas este proceso tal cual, pero sobretodo ten mucho cuidado de que cuando realices el lavado, no estés usando anillos o nada en las manos -o uñas- que pudiera rasgarlas. Cuida también que las áreas donde las coloques no cuenten con rebabas o alguna parte filosa que pudiera dañarlas.

comosecarla

 

Guárdalos bien.

Un error que la mayoría de nosotras cometemos es el de simplemente arrumbar toda nuestra ropa interior en el cajón, o peor aún, acomodar nuestros bras copa con copa, torciendo el centro. Esto además de arruinar las copas, arruina el elástico y en general el fit de tu prenda. Así que si no quieres terminar con un top aguado, arrugado o la copa echa bolas, lo mejor es que extiendas tus bras y acomodes uno detrás del otro, con los broches por detrás de las copas, como si lo trajeras puesto.

Incluso, si te es posible, usa separadores en tu cajón para evitar que las partes metálicas de tus brassieres puedan llegar a dañar tus panties o tangas. Brinda un espacio para cada uno y dobla suavemente, sin estirar demasiado.

Un tip cool es que coloques dentro de tus cajones pequeños sachets con tus aromas favoritos para mantener todo oliendo delicioso.

storagebrassiere

 

¿Cada cuándo cambiar mis prendas?

Lo recomendable es que tengas distintos tipos de lencería -tanto brassieres, como calzones- para distintos tipos de actividad. Es decir, unos para ir al gimnasio, otros para el uso diario, y unos más para ocasiones especiales. De esta manera solamente reemplazarás -y sobretodo, gastarás- lo necesario.

Por ejemplo, tus prendas más finas, las que usas solamente en ocasiones especiales, pueden durarte toda una vida; pero tus piezas del diario se desgastarán mucho más rápido, por lo que debes reemplazarlas cada 6-9 meses para seguir disfrutando del fit que tenían en el principio.

Tip: Un top muy viejo, tenderá a no brindarte el soporte necesario, cosa que ninguna de nosotras queremos.

Funciona de la misma manera con tus bodys, medias, panties o tangas y el resto de tus piezas preferidas. Así que en el momento en que sientas un ajuste raro, incómodo o simplemente falta de éste, ¡tienes un buen pretexto para ir de compras!

STYLE LINGERIE 8/27