Sí rotundo a la falda midi: alejando prejuicios

95
Imaxtree
- Publicidad -

No es algo de ahora. Llevamos varias temporadas dejándonos seducir por este tipo de largo y este tipo de falda: la midi, que se resiste a dejar de ser la prenda de temporada, igual en verano que en invierno. Se extiende un poco más allá de la rodilla y no llega al tobillo, dejando a la vista tan sólo un fragmento de pierna. Sabe jugar con todo tipo de texturas, formas y materiales, y combina a la perfección (sí, a la perfección) con casi cualquier prenda, pero hoy en día aún son muchas las mujeres que creen que la midi no es para ellas. Continua leyendo y quizá suprimas esos prejuicios, descubriendo que sí, que ¡es para todas!

1. No es apta para todas las estaturas

Publicidad

Pensar que si eres bajita no puedes llevarlas es un error, tan sólo se trata de saber elegir la adecuada para ti. Para evitar que acorten mucho las piernas, mira bien el largo de la falda y escoge una justo por debajo de las rodillas. Aunque, en el caso de Mary-Kate Olsen, sin duda referente de moda (junto a su hermana) paseaba sin problema con una midi a ras de tobillo, ¡y de plano!

midi_skirt_MaryKateOlsen
Getty Images

Miroslava Duma, otra de las it girls por excelencia, capta toda la atención con sus looks hiperfemeninos, los cuales destacan en su mayoría por su protagonista: la falda midi. Prueba como ella el talle alto, estilizará tu figura.

midi_skirt_MiroslavaDuma
Getty Images

2. Envejece

Que nos traiga recuerdos de aquellos maravillosos años cincuenta (más presentes que nunca gracias a distintas series de televisión), no significa que sólo la lleven personas más mayores. Todo va a depender de la forma en que la combines, ese es el secreto. Atrévete a jugar con ella porque como decimos, acepta mil y una combinaciones: transparencias, camiseta básica, crop top, suéter, biker, flats, tacones de vértigo…

midi_skirt
Imaxtree

3. Se necesita un cuerpo perfecto

Aprender a sacarle partido a nuestro cuerpo y a cualquier prenda de nuestro closet es la verdadera clave. Incluso las mujeres más delgadas tienen sus problemas a la hora de vestir. La falda midi es un buen tip para ellas, ya que elegir una con mucho cuerpo, pinzas o telas gruesas funcionará para darles volumen. Si tienes más cadera puedes optar por una falda de tela fluida, en forma de A, sin pinzas ni tablas, justamente para evitar que te aporte volumen. Siempre introduce la camiseta o el top por dentro para moldear tu figura. Es una prenda que además consigue disimular las curvas. ¿No tiene una cintura de avispa? Prueba con prendas oversize en la parte de arriba y listo.

midi_skirt
Imaxtree

4. Acorta las piernas

Si bien es cierto que no es la prenda que más estiliza y alarga la figura, un dosis de tacón cambian por completo el look, y no hace falta subirnos a unos zapatos imposibles. Pasa igual que con los pantalones culottes, e igual hemos apostado (y apostamos) por ellos desde que aparecieron en nuestras vidas.

5. Es más femenina una minifalda

Tal y como nació fue para vestir a las mujeres más sofisticadas y femeninas de la época, y es por ello que el éxito es innegable y son las reinas del street style. No sólo es una prenda que está de moda, es un clásico que bien conjuntada te aporta la sofisticación que quizá una mini no consiga. No por enseñar demasiado se es más o menos femenina.

midi_skirt
Imaxtree

6. ¿Cuándo la puedo usar?

Otras prendas no pero ésta es absolutamente todoterreno, 24/7. No sólo es válida para eventos especiales sino que viste a la perfección en el día a día. La midi es un auténtico camaleón.

midi_skirt
Imaxtree

7. No encuentras ninguna que te guste

En algodón, tul, cuero, denim, con vuelo, pinzas o tablas, ceñidas a modo falda lápiz, con abertura delantera (o trasera), con transparencias, mil estampados o completamente lisas… Con la variedad que puedes encontrar y todas sus declinaciones es imposible poner ninguna excusa más. ¡Atrévete, combina y gana!