¿Qué es el anti-fashion?

2729
- Publicidad -

Sabemos que dentro del mundo de la moda existen distintos términos que se usan en varias ocasiones; sin embargo muchas veces, e incluso después de haberlos escuchado hasta el cansancio, seguimos sin entender bien a qué se refieren. Pero ¡no te asustes! aquí estamos para explicártelo todo y te aseguramos que te va a encantar.

Tal vez -y con justa razón- te suene raro escuchar que dentro de la industria se utilice un término como “anti-fashion”. Pues esta expresión se usa para referirse a una ideología en la que no se siguen ningún tipo de tendencias o la moda como tal. En ella se encuentran incluidos diseñadores cuyo objetivo principal no se basa en brindar al público lo que quiere o lo que el mercado está buscando como “lo próximo”; sino que va en contra del “mainstream” o lo que se considera “a la moda” en cierto momento.

Publicidad

Se dice que el anti-fashion nació en parte con el grunge de los 90s, gracias a aquella cultura que se oponía a seguir las tendencias o a las grandes marcas y corporaciones, utilizando nada más que prendas baratas, sucias y rotas. Pero en cuanto a la moda, uno de los ejemplos más tempranos podría ser Gabrielle Chanel, quien a principios del siglo XX creó un estilo revolucionario en el que las mujeres de la alta sociedad pasaron de portar excesivos adornos y prendas “ultra femeninas”, decoradas y lujosas, a las piezas que Mme. Chanel diseñaba en base al menswear.

antifashiongrunge

El anti-fashion también es un movimiento en el que a través de prendas deconstruidas, accesorios conceptuales, performances… entre otras cosas, el diseñador y su portador hacen un statement sobre su oposición al sistema de la moda. Las tendencias son obsoletas para este movimiento, buscando desafiar las normas de la industria y la concepción de la sociedad sobre cómo debería lucir una persona elegante y chic.

Distintos teóricos de moda ligan el concepto de “Anti-Fashion” sobretodo con el “avant-garde” de los años 80s y 90s, en los que mientras la industria de la moda se basaba en todo el glamour, la extravagancia y el exceso posibles con diseñadores como Gianni Versace, las súper modelos y una explosión de color; diseñadores como Yohji Yamamoto y Rei Kawakubo fueron piezas clave para la introducción de una nueva visión en la que los colores oscuros, las telas gruesas, pesadas y siluetas que en vez de resaltar las curvas del cuerpo las cubrían, llegaron a marcar la pauta para un diseño mucho más conceptual.

antifashioncomme

8

Actualmente, esta corriente se encarga sobretodo de cuestionar los clichés y la belleza artificial impuesta socialmente, la perfección buscada y mostrada por los medios, el concepto de “autenticidad” dentro de la moda; así como el hecho de lograr encontrar perfección en aquello que socialmente se nos ha enseñado a ver feo o incómodo. También objetando la velocidad con la que la industria, las empresas y los consumidores esperan que la moda se mueva, la predilección del público por el fast-fashion y el hecho de solamente usar ropa por usarla y no como un medio de comunicación.

En respuesta a todo esto es que los diseñadores que se consideran parte de esta corriente suelen realizar prendas con una construcción y confección exquisitas, lo que les permite a la vez deconstruir las mismas, lanzando a sus pasarelas distintos tipos de volúmenes, costuras de fuera, asimetrías y telas recicladas, dejando ver lo que realmente importa de una prenda.

antifashionmargiela

Algunos de los más exitosos diseñadores de la actualidad han sabido encontrar su público nicho y han logrado crear una legión de fans exportando el anti-fashion a piezas “comerciales” como Rick Owens, Rei Kawakubo, Yohji Yamamoto, the Antwerp Six y VETEMENTS, por nombrar algunos; pero no por eso su punto resulta menos válido, sino que gracias a la exposición de los mismos, cada vez más personas se han comenzado a preguntar sus elecciones de prendas, la procedencia de las mismas e incluso su propio estilo.

Sin embargo, la moda no podría existir sin el “Anti-fashion” ni éste sin la moda, de la misma forma que no podrían evolucionar uno sin el otro. Gracias a su carácter dependiente entre sí, ambas progresan en respuesta una a la otra.