¿Por qué no hay diversidad en la industria de la moda?

282
- Publicidad -

El tema sobre la diversidad en la industria de la moda no es una conversación nueva; mucho se ha hablado sobre por qué las marcas y diseñadores no utilizan, tanto en sus shows como en su publicidad, modelos de distintos tipos de cuerpos, rasgos, colores de piel y etnias; pero lamentablemente, y a pesar de los movimientos que se han realizado y los integrantes de la industria que se encuentran a favor del mismo, esta situación avanza a un ritmo que no está ni cerca de lograr llevarnos a donde deberíamos estar.

Y es que los integrantes más conservadores de la industria, y aquellos que provienen de marcas con antecedentes y herencias europeas temen hablar sobre el tema ya que lo consideran “demasiado controversial”, sin darse cuenta de que esta postura les impide ver que el espectro de consumidores de moda de lujo se ha ampliado significativamente con el paso de los años; y representar esa diversidad de las últimas generaciones de clientes significaría un aumento en sus ganancias y poder debido a que dichos consumidores lograrían sentirse identificados con las piezas e ideologías de las marcas. Pero, ¿por qué es tan difícil para la industria lograr reflejar a su amplia -y creciente- base de consumidores?

Publicidad

Cuando hablamos sobre diversidad -particularmente sobre las pasarelas- nos referimos a la elección de un cast que refleje todas las etnias y físicos de los que el mundo está compuesto. Cuando pedimos diversidad dentro del mundo de la moda no solamente hablamos sobre la inclusión de modelos africanos, sino asiáticos, latinos, hindúes, etcétera; en general cualquier raza o etnia existente alrededor en la humanidad.

Los modelos de color hoy en día conforman solamente un cuarto del total de los modelos que desfilan sobre la pasarela; y de acuerdo a un estudio realizado por The Business of Fashion, durante los 117 desfiles clave de la última temporada, de 3,875 modelos que fueron contratados, únicamente 797 pertenecían a “distintas etnias”. Siendo las modelos hispanas el único número de contratos que se vio disminuido con respecto a una temporada atrás.

Y todo esto es gracias a que muchos diseñadores se escudan en que sus inspiraciones son distintas y no van con un cast étnicamente variado; sin embargo, si la moda no comienza a usar su influencia para demostrar que el estilo no depende de alguna condición física, y que cualquier persona sin importar su tono de piel o descendencia puede estar a la moda y ser un ícono de estilo, ¿entonces de qué sirve ser un medio de expresión tan importante?

Algunas de las marcas con menos diversidad en la presentación de sus colecciones fueron Erdem, Nina Ricci, Roksanda, Giorgio Armani y Saint Laurent, quienes cuentan con pasarelas con menos del 7% de diversidad.

De acuerdo a estadísticas realizadas por el New York Times, los diseñadores afroamericanos estuvieron a cargo -únicamente- del 2.7% de los shows de New York Fashion Week Autumn/Winter 2015.

Y es muy evidente que las modelos blancas no solamente dominan el mundo de las pasarelas, sino que también siguen siendo una impresionante mayoría cuando se trata de su presencia editorial y en publicidad; situación que demostró Fashionista al realizar una revisión de cada uno de los September Issue de 2015, en los que, de 41 portadas, únicamente 12 presentaban personas racialmente diversas. Mientras tanto, más del 85% de las campañas de moda, son protagonizadas por modelos blancos, de acuerdo a The Fashion Spot.

Y a pesar de que las diferencias no son exhorbitantes, New York es la ciudad con semana de la moda que contrata a más modelos de razas distintas, contrario a Milán, donde las modelos blancas predominan en las pasarelas y no se incluye a ninguna plus-size, transgénero o mayor de 50 años.

Pero al final, ¿de quién es la culpa? Creemos que no tendríamos por qué estar hablando de esto; no en esta posición tan preocupante; este es un problema que no debería existir en el año 2015. La diversificación de los trabajadores de moda no tendría por que ser una noticia  importante, sino un tema cotidiano y natural.

No obstante, entre los distintos sectores de la industria, se vienen echando responsabilidades en vez de buscar una solución. Unos dicen que es culpa de los clientes, otros acusan a las agencias de modelos, mientras que otros más aseguran que el problema es con los diseñadores.

Bethann Hardison, ex-modelo y fundadora de la Diversity Coalition -movimiento que busca crear conciencia sobre la diversidad racial y la discriminación dentro del mundo de la moda-, recuerda los tiempos en los que, poco antes del inicio de NYFW los directores de casting enviaran avisos a las agencias de modelos diciendo “no blacks, no ethnics’, we don’t want to see them”. Y aunque evidentemente se han logrado distintas mejoras con respecto a esa era, aún estamos muy lejos de la situación ideal.

Para concluir, algunos aseguran que la solución se encuentra en “aumentar la representación de las minorías en las profesiones que tienen el poder de elegir a las modelos”, ya que según dicha teoría, así se atacaría parte de la raíz del problema sobre el control casi exclusivo que tienen las mayorías sobre la definición de la belleza. Pero nosotras creemos que el problema va más allá de eso. ¿Tú qué opinas?