El fenómeno de comprar, usar, y devolver la ropa

294
- Publicidad -

Si alguna vez lo has pensado o –peor aún– lo has hecho, entonces eres una víctima del “wardrobing”, el fenómeno que ha traído pérdidas millonarias a las tiendas de ropa, ya que no pueden vender nada que haya sido usado, esté roto o sucio.

Algunos apuntan a que este fenómeno se popularizó tras la invasión de los egobloggers hace unos años, cualquiera que quería abrir su blog y no tenía el suficiente dinero para hacerse de las últimas tendencias, compraba todo un guardarropa nuevo, se hacía una sesión de fotos suficientes para un mes y devolvía la ropa unos días después, repitiendo el proceso infinitamente; pero otros afirman que esto no hubiera sucedido si las tiendas no hubieran relajado sus políticas de devolución, ya que el cliente se siente totalmente confiado de saber que su dinero será reembolsado si devuelve lo que compró (incluso sin etiqueta) en un plazo de 30 días. La crisis económica es otro factor importante para detonar esta práctica, cualquiera puede comprar un vestido, usarlo en un evento y devolverlo al día siguiente sin que su economía se vea afectada.

Publicidad

Ante este problema las tiendas han comenzado a crear estrategias para reducir esta práctica; algunas como Victoria’s Secret, han creado un historial de devoluciones para saber cuántas ha hecho cada cliente en los últimos meses. Bloomingdale’s coloca stickers en zonas muy visibles de la ropa, que al ser removidas impide que la prenda pueda ser devuelta.

Hoy las tiendas se enfrentan a un nuevo problema, el Instagram. Ya no es necesario ser blogger para convertirse en un ícono de estilo, ahora solo basta con tener una cuenta de Instagram bien curada para ganar seguidores y una forma fácil de lograrlo es teniendo un gran estilo y mucha ropa para los populares #ootd (“outfit of the day”). Nuestra obsesión por el consumo de la moda va en aumento, al igual que la crisis económica, algo que ha puesto a temblar a las tiendas y a pensar cómo acabar con el “wardrobing”.