¿Qué hacer con la ropa que ya no usas? Aquí las soluciones

7881
- Publicidad -

¿Cuántas veces has comprado ropa que no necesitas? ¿Cuántas veces has dicho que no tienes nada que ponerte cuando tu clóset dice precisamente todo lo contrario? La nueva temporada está aquí y con ella la inevitable tentación de adquirir nuevos caprichos, pero para que entre algo nuevo, algo viejo tiene que salir, si no, comenzaremos a tener problemas de espacio. Deshazte de lo que ya no te pones pero eso sí, de una manera responsable. A continuación te damos varias opciones de lo que puedes hacer con esas prendas que ya no usas.

ropa_usada_capsule

Publicidad

1. Venta online

Una de las mejores soluciones hoy en día –gracias a las nuevas tecnologías y a internet– es poner a la venta la ropa que nos sobra y que ya no vamos a volver a usar.

Portales como ebay, pionero en este segmento, permite vender cualquier artículo a través de subasta o precio fijo y con una amplia oferta que llega a todo tipo de público, incluso, a nivel internacional; segundamano, una de las plataformas más importantes de compra-venta en línea, ofrece la posibilidad de anunciar todas tus prendas de forma gratuita; Me cansé o Closet by Uva, dos portales nacionales donde vender –y comprar– tu ropa a la vez que echas un vistazo a la de otras chicas. Y otra opción, apta para emprendedores: crea tu propia página de venta online y compártela vía redes sociales. Sí, lleva más trabajo, pero es una herramienta excelente para sacarle partido a todo lo que ya no usas y de paso ganar un dinero extra.

2. Closet cápsula

Hay quien encuentra la solución al “problema” reduciendo (drásticamente) su repertorio. Últimamente emergen proyectos que proponen vivir con x (limitadas) prendas, donde la idea es minimizar al máximo el armario dejando de lado esa “necesidad vital” de comprar compulsivamente cual fashion victim.

Uno de los más famosos es project333 y su lema “simple is the new black”. Courtney Carver llegó a la conclusión de que tenía demasiada ropa y después de hacer una revisión exhaustiva, decidió que tan sólo se permitiría tener 33 piezas por temporada (incluyendo zapatos, bolsas, abrigos y accesorios). Y resumió su ropero a una colección cápsula donde todo estuviera a la mano. Ha conseguido poco a poco que su método se extienda por todo el mundo. Tanto es así que Caroline Rector, cansada de tener un clóset abarrotado de ropa, hizo algo similar a Courtney y vive con 37 prendas favoritas en el armario. Sin duda, la fashion revolution está aquí.

Si eres de las que se quiere unir, después de una buena limpieza al guardarropa, procura no almacenar ropa en exceso y prueba a seguir los pasos para tener un mini-armario, ahorrarás tiempo y dinero, pero ¿serás capaz?

ropa_usada_project333

3. Guarda sólo lo necesario

Aprende a ver que hay tendencias que morirán en un abrir y cerrar de ojos y otras, que más que tendencias son básicos y, por consiguiente, fondo de armario; hay modas que no pasan de moda… Aprende también a valorar la calidad de una prenda y, sobre todo, a cuidarla y convertirla en una de esas “para toda la vida”. Un buen ejemplo, los pantalones seventies… ¡ya regresaron!

4. Low cost sustentable

Hace apenas un mes, el grupo Inditex (imperio del low cost) anunciaba su nuevo plan de reciclaje de ropa usada a través de contenedores de recogida en sus tiendas. De momento han comenzado por sus oficinas, pero a continuación pretenden extenderlo y llevarlo a cabo en otro países.

Antes que ellos otro gigante, H&M, comenzó a ofrecer el servicio de recogida en sus tiendas de todo el mundo, sin importar marca o estado. Hacen de centro neurálgico y se envían a planta de clasificación, Las prendas en buen estado pasan a ser de segunda mano y las que no, se reciclan, cerrando el círculo de moda. Digamos sí a un consumo responsable.

ropa_usada_segunda mano

5. No tires, dona

Es la opción más sencilla y a la vez más humana. Sobran instituciones de recogida (además de los contenedores de las tiendas mencionadas anteriormente) de ropa que la llevan a las personas que más lo necesitan. Recuerda: aunque tú ya no quieras esa ropa puede ser el tesoro de otros.