Nueva generación lencera, ¿adiós al push up?

120
- Publicidad -

Probablemente no, o al menos no de manera rotunda, pero lo que está claro es que algo está cambiando en el segmento de la moda más íntima. La lencería evoluciona como lo hace la historia, la mujer y la sociedad, así como los propios cánones.

La exposición Lingerie Française, que en los últimos años ha dado la vuelta al mundo, resumía a la perfección esta evolución, y es que si nos remontamos un poco en el tiempo se pueden rescatar momentos clave en esta industria. La Segunda Guerra Mundial, marcó un antes y un después, seduciendo y realzando el busto con rellenos engañosos. En los años 70, la lencería se vuelve transparente, mostrando cuerpo. En los 80 (tras la revolución sexual), se diversifica y todo está permitido, llegando a los años 90 donde los ‘push up’ se coronan como uno de los mayores éxitos de la industria, “falseando” el busto de millones de mujeres alrededor el mundo. Y siendo totalmente realistas, ¿quién no ha sucumbido a sus encantos?

Publicidad

bras_new_generation_1

Tan sólo tenemos que hacer memoria y recordaremos como Eva Herzigova eclipsaba a medio mundo cuando se convertía en imagen del archiconocido “Wonderbra”. A partir de ese momento, cualquiera deseaba tener ese escote de infarto, pero como se anunciaba desde un principio, esos años quedaron atrás (para muchas) y ahora se opta por la comodidad, la soltura y por consiguiente, el minimalismo. Sí, minimalismo también en la ropa más íntima.

Parece que ha llegado el momento de la completa liberación. Aparentemente muchas mujeres (y las marcas se han hecho eco) prefieren que esta prenda (de uso “casi” 24×7) sea lo más confortable posible. Fuera rellenos, aros, apreturas inoportunas, complementos incómodos y bienvenida la sencillez en estado puro y las prendas ultra cómodas.

bras_new_generation_2

Tal es así que firmas como Neon Moon, Dear Kate, Lane Bryant, Negative Underwear (por nombrar las más reconocidas) e incluso el propio Inditex, con Oysho como marca lencera a la cabeza, reformulan por completo la industria, revolucionando las reglas en cuanto a sensualidad femenina se refiere y declarando la guerra con la llamada “lencería feminista”.

Estas marcas lo tienen más que estudiado y la clave de su éxito reside en haber analizado que los bras (en muchos casos) no son cómodos, que la funcionalidad brilla por su ausencia y que existe una clara carencia de alternativas, Sin duda, la comodidad no tiene porqué estar reñida con la sensualidad, porque ¿quién define qué es sexy?

bras_new_generation_3

Con las premisas para el cambio totalmente claras, llega el momento de liberar el escote (y de enseñarlo, estas prendas ya no se esconden) y parece que de momento, esta nueva generación de prendas lenceras es la protagonista indiscutible. Quien de momento no se rinde es Victoria’s Secret…