¿Conoces la diferencia entre slow y fast fashion?

725
- Publicidad -

Alguna vez nos hemos topado por ahí con los términos “slow fashion” y “fast fashion”, incluso sabemos que algunas de nuestras tiendas favoritas entran en la segunda categoría; pero la rapidez con la que llegan las últimas tendencias a las tiendas de todo el mundo es sólo la última parte del gran eslabón del fast fashion. Si aun no tienes muy claro su significado, sigue leyendo y entérate cuáles son las diferencia entre estos dos términos.

Slow fashion

Publicidad

Es algo así como la versión “gourmet” de la moda; uno de sus principales objetivos es no fomentar el consumo indiscriminado de ropa impulsado por el modelo impuesto por las grandes cadenas de tiendas “fast fashion”, pero tampoco en la típica división primavera-verano y otoño-invierno que dicta la moda prêt-à-porter. El slow fashion propone colecciones atemporales y lucha contra la acumulación innecesaria de ropa.

El movimiento slow fashion no sólo contribuye al cuidado del ambiente debido a la menor producción y al uso de materiales de origen certificado, también pretende ayudar a combatir el estrés al invitar al usuario a pensar mejor qué es lo que necesita y cuando lo necesita, sin la presión de ofrecer algo nuevo cada 6 semanas.

 

Fast fashion

Para entender el concepto del movimiento fast fashion, es importante conocer el contexto que ha detonado su existencia. Según un estudio de la Universidad de Cambridge, en la actualidad las mujeres tienen cuatro veces más ropa que en la década de los ochenta; la gran demanda a obligado a las firmas de moda a lanzar hasta 18 colecciones diferentes al año; las nuevas tendencias ahora se presentan en cuestión de semanas, cuando antes pasaban meses… Todos estos comportamientos han hecho que las tiendas exijan a las fábricas una mayor producción en menos tiempo, cuando estas no cuentan con las herramientas y la mano de obra para lograrlo, por lo que esta gran demanda ha causado, entre otras cosas, la sobre explotación de los trabajadores. Los precios bajos es otra de las características del fast fashion, aunque estos normalmente son generados debido a la, producción en masa, la poca calidad de los materiales con los que se producen las prendas y el bajo costo de la mano de la obra.

 

Ahora ya lo sabes, la próxima vez que vayas a comprarte una nueva falda en una tienda de cadena, pregúntate si realmente la necesitas.