¿A dónde van los vestuarios cuando acaban las series?

319
- Publicidad -

Pocas personas saben que los vestuarios que vemos en las series son propiedad del estudio que produce el show, y son ellos quienes deciden el destino de las prendas, no los diseñadores.

Aunque hay algunos que rentan parte del vestuario, y cuando las prendas son muy costosas y exclusivas optan por pedir préstamos a las marcas y diseñadores que solamente conservan durante el tiempo de grabación y son devueltas de inmediato tal y como las recibieron, similar a lo que se hace con los préstamos editoriales en las revistas.

Publicidad

Los estudios también pueden guardar las prendas básicas en un almacén masivo y rentarlas para otras producciones, pero las piezas más icónicas se guardan en los archivos. Por ejemplo, en el caso de la serie Gossip Girl, el 80 por ciento del vestuario se almacenó para renta, pero las piezas más memorables se exhiben en una galería de Warner Bros.

Los actores tienen estrictamente prohibido sacar las prendas y accesorios de los sets de grabación a menos que su contrato diga que pueden hacerlo, pero esto sólo aplica con algunas piezas y con celebridades muy famosas, por ejemplo Sarah Jessica Parker en Sex & The City.

vestuario

La parte más divertida son las ventas de vestuario y utilería, que no sólo están disponibles para los actores y las personas de producción, sino para las tiendas de disfraces y el público en general, aunque cada vez son menos comunes. Pero en Los Ángeles hay una tienda llamada It’s a Wrap en la que se dedican a vender ropa proveniente de programas de televisión como Friends, Beverly Hills, 90210 y Melrose Place a precios súper económicos; actualmente en su stock tienen una gran catidad de prendas de Anna Paquin y Joe Manganiello en True Blood, así que ya tienes un nuevo lugar para ir de shopping en tu próxima visita a L.A.

Si los diseñadores quieren de vuelta los vestuarios que crearon, deberán volverlos a comprar, como lo hizo Joan Bergin con 50 trajes del personaje Príncipe Enrique en The Tudors, confesando que le era imposible deshacerse de ellos.