¡No la tires, actualízala!

54

Usando un poco de creatividad algunas prendas que tenemos en el clóset pueden tener otra oportunidad antes de abandonarlas. A veces con un pequeño cambio de largo o una pieza extra de joyería, prendas antiguas pueden volverse muy modernas.

En la exitosa serie  española, “El tiempo entre costuras” de María Dueñas vemos como el trabajo de realizar prendas es todo un arte sin embargo no todas tenemos ese talento. Modificar una prenda el día de hoy puede ser mucho más fácil que eso.

Publicidad

Amamos la ropa pero sabemos que hay una regla muy básica que menciona: “cuando algo nuevo entra al clóset algo viejo debe de salir”.

Esta frase tiene mucha razón ya que si nunca hiciéramos una limpieza, nos convertiríamos en acumuladoras y entonces el problema sería doble. Por un lado no tendríamos espacio y en segunda tendríamos el armario lleno de enemigos. Créenos si una mala pieza está en tu armario, corres el riesgo de ponértela.

Hacer limpieza de guardarropa es muy recomendable pero también es cierto que hay prendas a las que podemos darles oportunidades. No nos referimos a aquellas cosas que están esperando a que bajemos de peso, eso es poco probable que suceda, ni a aquellas que pensamos que casi no las hemos usado y aunque ya pasaron de moda algún día pueden regresar, de verdad si regresan lo van a hacer en una versión diferente.

 

actualiza

 

Hablamos de aquellas prendas que son de buena calidad, atemporales y que con pequeños cambios pueden renovarse completamente.

 

1.    Un blazer: existen dos formas sencillas de renovarlo, la primera es cambiándole los botones y la segunda es remplazando el forro viejo por uno nuevo.

2.    Unos jeans: la más fácil es adecuándolos a lo que se está usando, tal vez pueden romperse, deslavarse o pintarse con moldes por ejemplo de polka dots.

3.    Una falda larga: podemos convertirla en una mini para la playa.

4.    Una tshirt: bordarle un cierre o imprimir un estampado.

5.    Una chamarra:  podemos ponerle aplicaciones de piedras o estoperoles.

 

Por: Yadira Márquez