Net-a-porter: La revolución del online shopping

35

Antes del año 2000 las mujeres solo compraban lo que se podían probar y ver enfrente de un espejo, y por las dudas, se probaban una que otra talla más.  Hoy en día gracias a la pionera y fundadora de la plataforma en línea, net-a-porter, Natalie Massenet, tener las mejores marcas y los mejores diseñadores del mundo al alcance nunca había sido tan fácil.

Pero…¿Cómo surgió la idea milenaria? Natalie cuenta que un día en la cola del banco Barclays, tomó prestado un panfleto de cómo ser “entrepreneur”. Para esto ella tenía 34 años, un embarazo doble en camino, y una carrera un tanto inconclusa. Antes de lanzar este proyecto incluso contempló abrir una “coffee shop”. Por suerte, la asesoraron bien y se dio cuenta que competir con el emporio Starbucks era poco realista.  Así reevaluó sus verdadera pasión, la moda. Natalie alguna vez trabajó para Women’s Wear Daily donde se encargaba de cubrir eventos de “red carpet” como los Oscares. Un día mientras buscaba comprar un shoot de Isabella Blow  desesperadamente se dio cuenta de su siguiente proyecto; un sitio de online shopping. Así en el 2000 decidió creer en su idea.

Publicidad

Gracias al apoyo de amigos como Tamara Mellon, fundadora de Jimmy Choo, y Anya Hindmarch, Natalie logró que la página fuera redituable para el 2004. Las primeras oficinas eran en un pequeño departamento en Chelsea, Londres. Hoy  es una empresa evaluada en más de 350 millones de libras, y sus oficinas están sobre Westfield, el centro comercial más grande de Londres.  El valor agregado que tiene una marca al formar parte de la selección de la página es incalculable. El solo hecho de ser parte del sitio implica estar a la altura de los grandes como Saint Laurent, Fendi, Gucci, Stella McCartney y Valentino. También, la marca logra un acceso inmediato a la industria, los fashionistas la conocen, los clientes confían en la calidad y más que nada se fían de la impecable curaduría de net-a-porter.

Natalie recuerda la primera reacción de su esposo después de platicarle su idea millonaria…. “Muy bien amor, ¿Qué hay de cenar?