Montserrat Messeguer: la marca que refleja la estética artesanal y burda del norte del país

199
- Publicidad -

Tras estudiar en París donde aprendió técnicas de alta costura, tocados y principalmente sobre los oficios franceses, Montse logró conectarse aún más con el valor de la artesanía mexicana. Al regresar a México, convencida de que la calidad y el trabajo mexicano puede cumplir con todos esos estándares e incluso superarlos, se incorporó a la marca de su mamá, la increíble Lydia Lavín, a la cual aportó las colecciones ready to wear que le dieron un giro a la estética artesanal de la reconocida diseñadora.

Después de varios años de trabajo en la empresa familiar, Montse le dio forma a lo que no había podido sacarse de la mente, su propia marca, “Desde hace tiempo tenía el sueño de hacer mi marca, yo soy más de una estética sí artesanal y mexicana pero del aspecto burdo” nos cuenta.

Publicidad

Inspirada principalmente en la cultura norteña del país, Montse plasma entre materiales rugosos y grecas su fascinación especial por la historia de la indumentaria ranchera “todo lo que tiene qué ver con lo ranchero y vaquero viene realmente de México y se lo ha apropiado EEUU, la gente que tenía granjas en Alemania e Inglaterra y emigraron no tenía ninguna estética norteña y fue como los vaqueros de Texas -que en ese momento pertenecía a México- fueron creciendo hacia el oeste” explica Montse.

Es fascinante pensar en la función que tiene cada prenda. En ese entonces, las botas se diseñaron con cierta altura tomando en consideración las dimensiones del caballo y los flecos fueron hechos para espantar a las moscas.

Pero, ¿por qué el norte? “Siempre he sentido un imán con el norte, mi novio y amigos cercanos son norteños, me identifico mucho con la forma de pensar y de actuar de la gente, es más relajada y auténtica, he idealizado mucho esta vida de rancho, de estar en tu casa, de los momentos simples que son tan ricos en todos los sentidos, una carne asada como pretexto de cualquier celebración, la naturaleza latente, acá en la ciudad estamos muy lejos de eso”.

Al platicar sobre las discusiones que genera el trabajo en piel, Montse tiene claro que sus diseños están pensados para ser piezas duraderas, así como ella heredó abrigos de su abuela, que se mantienen en perfecto estado, su propósito es que sus creaciones puedan pasar por muchas generaciones y así el impacto en el planeta sea mucho menor. “He ido lento y me gusta eso, me gusta hacer piezas perdurables, con una estética actual pero no tan sensible al tiempo, yo quiero que duren vidas y las sepan conservar. El gusto por este material lo traigo de familia porque mis abuelos tenían un negocio de piel, es por eso que me quedé con muchos abrigos de mi abuela que siguen intactos”

Recolectar tradiciones con nuevos valores y que podamos apreciar esta estética que viene de México es el impulso principal de la marca. “Encontré una fábrica de botas vaqueras que estaba por cerrar y me están trabajando los zapatos” explica Montse, “también utilizó materiales como algodones, gabardinas, telas digeribles sin muchos acabados”.

“Lo que más me hace sentir orgullosa de ser mexicana es que tenemos una identidad muy fuerte, estaba viendo fotografías de Tina Modotti en donde aparecen un jorongo, un cactus y un niño y claramente esa foto no pudo haberse tomado en otra parte del mundo, es increíble como nuestra estética está en la comida, en los olores, en las tradiciones, me encanta saber que el mezcal solo está aquí, igual con las tortillas, son sabores que si analizamos son extraños, porque saben a cal, tierra y maíz pero eso es lo que nos hace interesantes.”

Encuentra las piezas de Montserrat Messeguer en:

Showroom: Guanajuato 5, Roma Norte.

Park Plaza: Av. Javier Barros Sierra 540, Santa Fe.