De cuatro a tres

36
- Publicidad -

Desde el momento en el que acabo el capítulo cuatro me quería sentar a llorar, estábamos por llegar al momento en el que uno de los favoritos se tendría que ir. Además del estrés que se sentía porque ahora sí había que pasar del papel a la materia. Esto parece ser sencillo cuando tienes todo el tiempo del mundo para lograrlo pero con 20 horas no es tan fácil tener un resultado exitoso.

 

Publicidad

Ayer, Jessy, Karla, Raúl y Jorge tenían que llevar a cabo el boceto que destacó entre los retos que habían pasado. Lo primero que tuvieron que decidir fue con que tela iban a trabajar, todos tenían un material en sus cabezas para llevar a cabo su diseño pero no contemplaron que podía haber alguna limitante en este respecto. Al final lo solucionaron y trabajaron bien con lo que había. En este caso, Raúl fue el que mejor eligió el material, pero en el proceso se le complico el trabajo a mano. Cuando llegué al taller tenía los dedos rojos y lastimados de hacer el deshilachado del top, incluso me preocupe que no fuera a terminar a tiempo porque su parka era una increíble pero le faltaba detalle.

1

Por otro lado, Jorge se enfocó en lo que mejor hace. Se clavó en trabajar el abrigo en neopreno para que fuera la pieza más importante de su look, el error estuvo en dejar los pantalones y el top en segundo plano. Quizá haabría sido mejor decisión hacer un vestido en lugar de los pantalones para así poner su energía en dos piezas. Pero su concepto andrógino hubiera perdido fuerza.

Jessy la pasó mal, no todo el tiempo, al principio parecía que tenía todo bajo control pero conforme fueron pasando las horas se le complicó. La tela jugó en su contra al 100% y cuando vi las prendas terminadas extrañe el gran boceto que nos enamoró.

Karla eligió mal la tela para el vestido pero lo compensó con la chamarra, esa chamarra es una joya. Bueno Reclu se la compraría en este momento jajaja.

2

Después de lo que les acabo de contar, en el momento que los jueces nos sentamos a deliberar  no nos costó trabajo decidir. Pero lo que nos costó trabajo fue dejar a Jessy fuera de la competencia porque de verdad es tiene muchísimo talento, pero le faltó calidad y propuesta en el reto.

¿Ahora qué vamos a hacer? Porque por primera vez desde que empezó el concurso les puedo decir que la opinión del jurado está muy dividida.