¿Por qué todos estamos obsesionados con la boda de Pippa Middleton?

455
Shutterstock
- Publicidad -

Nacidas en Berkshire, Inglaterra, con una infancia completamente normal y lejos de la familia real, las niñas Middleton nunca supieron lo que el destino les tenía preparado pues, hoy en día, son el ejemplo viviente de que los cuentos de princesas se hacen realidad.

Luego de que Kate Middleton se casara con el príncipe William y pasara de ser plebeya a la futura reina de Inglaterra, Pippa, la menor de la familia,  se convirtió en la mujer más cotizada del Reino Unido y, de ser una completa desconocida, se convirtió en la dama de honor más famosa del mundo y el pase directo a vivir como toda una royal… sin ser una royal.

Publicidad

GettyImages-109825777

Mundialmente conocida y creando las expectativas de una boda real, el spotlight gira alrededor del enlace matrimonial de Pippa pues, además de que la hermana de la futura reina de Inglaterra se casará con un multimillonario inglés y recibirá su propio título nobiliario, esta boda tendrá varios sucesos reales que podrían marcar el inicio de una nueva ideología en la monarquía inglesa.

kateypippareyalwedding

Pero, ¿por qué todos estamos obsesionados con Phillippa Charlotte Middleton?

Digamos que todo comenzó cuando Kate cambió la suerte de su familia tras empezar a salir con William. Como cualquier relación de hermanas, Pippa empezó a salir con el grupo de amigos de Kate, el cual, estaba lleno de aristócratas y de las personas más adineradas del Reino Unido. Conforme el noviazgo de Will y Kate iba tomando forma, la cara de Pippa se hacía más conocida y, aunque muchos decidieron llamarla ‘social climber’, se convirtió en una de las favoritas de los paparazzi.

Sin embargo, su momento de fama mundial llegó el día de la boda del príncipe y su hermana cuando apareció en la Abadía de Westminster ataviada con un vestido blanco de Sarah Burton para Alexander McQueen y esto terminó de convertir a los Middleton en los Thermopolis de nuestros tiempos.

GettyImages-113270254

La familia de la duquesa de Cambridge se convirtió en la esperanza de todos los mortales y nos dio la ilusión de que algún día podremos convertirnos en miembros de la familia real para comprobar que la frase de Lorde (‘And we’ll never be royals‘) es completamente falsa. Los Middleton nos remontan a los cuentos de Disney donde una persona normal conquista al príncipe del castillo. Nos hacen creer que los cuentos de hadas existen y que entrar al mundo de la realeza es más fácil de lo que parece.