Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

ME by Melía en España y Sonar son la alianza para vivir el mejor de los veranos

Escribir sobre viajes al regreso es la forma más tangible de procesar lo vivido.
jue 04 agosto 2022 04:37 PM
HotelMe_destacada.jpg
Hotel Me by Melía

Fuimos a conocer los hoteles ME by Melía en España, la marca del grupo con un enfoque en estilo de vida. Legué a este viaje con las expectativas que se tienen cuando sabes que vas a presenciar algo nuevo. Sentía una emoción moderada que se disparó desde el segundo uno porque en estos hoteles, la experiencia se conforma de recursos sensoriales que convierten a los huéspedes en más que eso, son una audiencia.

Publicidad

ME Barcelona

Comenzamos por el que considero el ejemplo más representativo de la marca: ME Barcelona. Con una ubicación privilegiada, te permitirá ir conociendo la ciudad poco a poco. Estar en este hotel implica demasiados estímulos. Artísticos, por la excelente curaduría de cada uno de sus espacios, nada está ahí por casualidad; musicales, nunca dejé de "Shazamear" todo lo que escuché en el hotel; y gastronómicos, desde sus restaurantes a su room service, todo ahí es espectacular. Con la inmensidad de emociones que viví en este viaje confirmé que todo esto puede coexistir y ser extraordinario.

ME-BARCELONA.jpg
Me Barcelona

ME by Melía y Sònar

Sònar, festival de música internacional con sede originaria en Barcelona, se alió con ME by Melía para potenciar la experiencia del festival y contar cómo el estilo de vida, el arte y la música van de la mano. El primer acercamiento al festival fue tímido pero sorprendente, conocimos a Quayola, artista visual que representó esta alianza con la instalación “Transient”. Presenciamos lo que pasa cuando se crean imágenes y música de forma simultánea por medio de algoritmos.

Pasamos tres días de Sonar en Barcelona y nuestra base fue el ME Barcelona, así confirmé la importancia de encontrar el balance perfecto entre un descanso reparador y darlo todo en el festival. Podría asegurar que gracias a esta dupla, este plan se ha convertido mi nuevo momento favorito del verano (de este y los que vienen).

ME-BARCELONA1.jpg
ME Barcelona

 

ME Stiges

He decidido que me quiero dedicar a coleccionar las experiencias que se traten de resonar con otras personas y con esta decisión en mente, llegué a un paraíso que se habita despacio pero se vive con mucha fuerza, Sitges, una pequeña costa al sureste de Barcelona.

SITGES1.jpg
Stiges

ME Sitges se encuentra inmerso en un lugar tropical y pausado. Aquí preparamos cócteles y vimos un avión aterrizar en el mar aproximadamente doce veces. No recuerdo haber reído más en una cena que ese día en la terraza más cálida y rodeada de las personas correctas.

SITGES2.jpg
ME Stiges

 

ME Ibiza

Al día siguiente, llegué a Ibiza y entendí que somos de las personas en las que pensamos cuando vemos el mar. Me gustó desaprender lo conocido, no todo en Ibiza es fiesta infinita; ME Ibiza se convirtió entonces en una esquina versátil en las bahías de la isla mística.

IBIZA1.jpg
ME Ibiza

Me quedo con la siesta que pareció ilegal en una piedra gigante en medio del agua, con nadar en ese mar que no te deja salir pero de la manera más amable, el mar en donde me contaron que podías pedir deseos y se cumplían, con la alberca en el último piso que si pones atención se mezcla con la vista a la otra isla, y por supuesto, otra vez y para siempre, con la gente que me rodeó. Ese día nos dormimos a las dos de la mañana después de arreglar el mundo en una plática.

IBIZA2.jpg
ME Ibiza

 

Quiero volcar en este espacio que absolutamente todos los lugares visitados, caminados, desaprendidos y los poco conocidos, los vuelos que no se tomaron, las sorpresas, los amaneceres intencionales, la música que sí pudimos finalmente abrazar, pueden tener todo que ver con la capacidad de mezclar experiencias que a la fecha, afortunadamente, siguen transformando el imaginario en recuerdos tangibles.

Cruzar el mar nunca había valido tanto la pena.

Tags

Publicidad