El plátano que se vendió en 120K dólares en Art Basel fue devorado por su comprador

El snack más costoso del mundo.

918
plátano
Art Bassel Miami
- Publicidad -

Art Basel Miami, es uno de los eventos de diseño más importantes del mundo y este fin de semana llegó a su fin la edición de 2019. Al igual que cada año, muchas cosas virales suceden, como el sillón relleno de ropa de Balenciaga y el performance de Desigual, pero hubo algo que definitivamente capturó nuestra atención por completo. Hablamos del plátano que se vendió en 120K dólares y que después fue devorado por su comprador.

Sí, así como lo lees, el plátano más caro del mundo pasó a mejor vida en cuestión de minutos. La pieza llamada The Comedian fue exhibida en la Galería de Perrotin y creada por el artista italiano Maurizio Cattelan, y es una de las tres ediciones que creó, de las cuales dos ya fueron vendidas (repito: una de ellas, devorada).

Publicidad

El comprador de la pieza, David Datuna decidió sorprender a los espectadores de la galería al comerse el plátano delante de todos y compartió el memorable momento a través de tres videos en su cuenta de Instagram. “’Artista hambriento’, performance de arte por mí. Amo el trabajo de Maurizio Cattelan y verdaderamente me encanta esta instalación. Es muy deliciosa”, escribió en el pie de foto de cada uno de los videos. En el primero, aparece tomando el plátano de la pared y llevándoselo directamente a la boca.

Como era obvio, su “performance” (como él lo llama), causó controversia entre los organizadores de Art Basel, de hecho, uno de ellos le dice a Datuna: “Eso es muy estúpido, señor”. El dueño de la galería, Emmanuel Perrotin también se notó decepcionado y molesto ante su actitud.

Lucien Terras, director de relaciones públicas de la galería le dijo a The Herald: “No destruyó la obra de arte. El plátano es la idea”. Aquí es donde el Certificado de autenticidad de la obra de arte toma un papel importante. Cuando los coleccionistas de arte compran arte como un plátano pegado a una pared, que no está destinado a durar, en realidad están comprando el certificado, y no la pieza en sí.