¡Imprimieron mi poema!: Fer Aragonés

168
Fer Aragonés
Cortesía Fer Aragonés
- Publicidad -

Ayer salió publicado por primera vez uno de mis poemas. En realidad es el tercer poema que publico, pero los dos anteriores los volvería a editar. La posibilidad de editar se ha vuelto un enemigo. La posibilidad de caminos que tiene un mismo texto una obsesión (y me somete). Hay poemas que llevo editando un año. Hay poemas con 11 variaciones, y aunque todas funcionan, ninguna me da certeza.  Pero este poema es distinto: me gusta, sin dudas.

Si fuera más pequeña, correría al cuarto de mi mamá y diría: “¡Mira mamá, imprimieron mi poema!” pero como tengo 30 años (léase 34), me encuentro en Lima -y bastante lejos de mi madre- (otra historia para otra semana) mi celebración adulta incluye: Un novio convertido en víctima, una bata para el frío que tiene un gorrito -muy poco sensual-, un plato de papas a la francesa, un plato de papas a la francesa más gruesas, una cajita de madera con pequeños cajones de los que salen chocolates (incluye un pequeño espejo para verlos de todo ángulo), y este espacio al cual otorgo el papel de madre sustituta para decir: “¡imprimieron mi poema!”

Poema

Publicidad

Le he seguido por el mundo: absoluto imposible. Le he seguido por un mundo: en sus pausas me he escapado. Otros espacios: mis pequeñas dimensiones. He construido universos paralelos a su confusión: libertades de su abismo. He escuchado con culpa a Silvio: encontrando disculpa en la curva de su izquierda. He aprendido a recuperar el sueño: en un fragmento de su lengua. He construido un cuarto donde revelar versos esporádicos: para esporadicalizar. He querido sus manos: he querido sus huellas accidentales sobre mis imágenes. He querido la incertidumbre: angustia en forma de caudal. He creado un diccionario: juez de mis certezas. He inventado sinónimos: por justificar. Aunque: un verbo conjunto que sopla. He tropezado: entre espirales de viento. He traducido su respirar pausado a vapores que arden: para seguir. Para seguir lee: lo intento. Pero tropiezo entre espirales de humo: sin labios. La intención es sedimento: sin nombre: sin sangre.

 Ilustración Glow you, 2019 Alejandra García y Gutiérrez
Ilustración Glow you, 2019 Alejandra García y Gutiérrez