La clave de la felicidad a los 30: tener menos amigos

Te sentirás mejor en todos los sentidos.

1311
- Publicidad -

Llega ese punto en la vida en el que quedarse en casa con una copa de vino y maratón de Netflix and chill se ha vuelto mucho más atractivo que salir a prácticamente, cualquier lugar. Puede o no ser tu caso, pero lo más probable, es que simplemente hayas cumplido 30.

Dar el paso y aceptar que ya cruzaste al tercer piso puede significar un shock momentáneo, sobre todo cuando te vas dando cuenta que tu círculo de amigos se reduce cada vez más. Pero te tenemos una noticia: a los 30 no hay crisis, y mientras menos amigos, mejor.

Publicidad

No lo decimos nosotros, lo dice la ciencia. Psychology and Aging, una revista de la Asociación Americana de Psicología, acaba de publicar un estudio afirmando que durante tus 30’s, no importa la cantidad, sino la calidad en términos de amistades.

En los 20, necesitas ampliar tus horizontes sociales, por lo que la cantidad te ayudará a tener una vida más feliz. Por otro lado, cuando llegas a los 30, reducir tus interacciones es más satisfactorio socialmente.

Esto podría ser porque después de todas esas personas que conocemos durante nuestra segunda década, llegamos a los 30 socialmente agotados.

Para realizar este estudio, se analizaron a las mismas 100 personas, haciéndoles las preguntas y evaluando sus amistades y lo satisfactorias que era cada una. Este dato se comparó con su estado físico y mental 30 años después, a la edad de 50, demostrando que la interacción en tus 20 y 30 tiene un efecto directo en los resultados sociales y psicológicos.

View this post on Instagram

I love you ❤️ #familia

A post shared by Jennifer Lopez (@jlo) on

“Antes en la vida, estábamos más interesados en explorar y almacenar información y conocimientos sobre el mundo en el que vivimos. Lo hacemos en gran parte por la socialización con una variedad de personas” fue lo que dijo el profesor de psiquiatra de la Universidad de Rochester en Nueva York, Paul Duberstein. A medida que crecemos vamos definiendo nuestras metas, nuestro círculo social se reduce, pero estas nuevas personas son aquellas con las que realmente conectamos.