Entendiendo a Jeff Koons, el artista del objeto que llegó a México

695
Jeff Koons Jumex
Cortersía
- Publicidad -

Jeff Koons sonríe. Se toma selfies y firma autógrafos, posa junto a sus obras emblemáticas de material reflejante ante la cámara de los periodista gráficos que se dieron cita en el Museo Jumex de la Ciudad de México para el recorrido por la exposición Apariencia desnuda, la primera muestra que pone al artista norteamericano de frente a otro de los emblemáticos realizadores del siglo XX, Marcel Duchamp.

La nueva exposición que habitará el recinto capitalino es la razón por la que Koons se encuentra en la Ciudad de México. Este recorrido plantea la existencia de lazos temáticos y conceptuales en la obra de ambos realizadores. Sobre todo en una reflexión sobre los objetos, las obsesiones y el deseo en la sociedad de consumo.

Publicidad

“Los objetos son metáforas de nosotros mismos.” De esta manera el artistas de 64 años de edad explica su preocupación creativa en la que, según sus palabras, todo entra en juego. Su propuesta abarca principalmente la creación de esculturas monumentales con materiales como el aluminio y el bronce que simulan plástico y que dan como resultado piezas reflejantes que proyectan una figura distorsionada del espectador.  

Jeff Koons en el Museo Jumex (JS)
Jeff Koons en el Museo Jumex (JS)

Ahí, tal vez, la metáfora se diluye ante un hecho concreto: el que observa es parte de la pieza. Esta expresión es uno de los puentes entre ambos artistas pues su planteamiento tiene la certeza de que “son los observadores los que crean los cuadros.”

Otros de los vínculos están sintetizados en los cinco capítulos que integran la exposición. Donde el objeto, la sensualidad, el deseo y el cuestionamiento de la supuesta inocencia en la infancia son los vasos comunicantes entre los dos artistas que, en palabras del curador Massimiliano Gioni, se presentan como “una serie de espejos en donde las obras están en reflejo y se iluminan entre sí.”

En el contexto en el que surgió, la figura mediática del artista era otra. Koons se abrazó a un halo de rockstar que se generó a su alrededor, aparecer en alfombras rojas, crear piezas tan monumentales como objetos de críticas. Y es que cuando hablamos de este realizador es imposible apartarse también de la polémica. Previo a su visita a México, trascendió la venta de Rabitt, su emblemática pieza, por más de 90 millones de dólares. El costo más alto para la obra de un artista vivo.

Jeff Koons en el Museo Jumex (Cortesía)
Jeff Koons en el Museo Jumex (Cortesía)

Dos años antes, los herederos del fotógrafo francés Jean-François Bauret, reclamaron un plagio ejecutado por Koons en la pieza Naked. La acusación, no solo colocó al realizador y al centro Pompidou en el centro de la polémica, también devino en un pago superior a los 20 mil euros a los familiares.

Después del recorrido, los asistentes siguen al artista para reclamar de él una fotografía. La propuesta conceptual de esta exposición cobra nuevos sentidos en la persona del propio Koons. Él como objeto del deseo de los espectadores quienes simplemente quieren atraparlo en una selfie para colgarlo en sus redes sociales. El artista es el objeto.

Apariencia Desnuda: el deseo y el objeto en la obra de Marcel Duchamp y Jeff Koons, aun, abre sus puertas al público el próximo 19 de mayo en el Museo Jumex de la Ciudad de México y permanecerá abierta hasta el 29 de septiembre.