En este hotel de San Miguel de Allende vivirás una experiencia al estilo Eat, Pray, Love

El hotel Dos Casas, ubicado en San Miguel de Allende, es el sitio perfecto para escaparte dos días y vivir una experiencia exprés al estilo Eat, Pray, Love.

908
- Publicidad -

Un fin de semana en San Miguel de Allende sola o con tu pareja es justo lo que necesitas para relajarte, olvidarte del trabajo, el tráfico y el estrés que la Ciudad de México causa. O mejor aún, date el tiempo de ir un miércoles y jueves para consentirte en este pueblito que ha sido nombrado por la Unesco como Patrimonio Cultural de la Humanidad porque, aunque es un lugar tranquilo, el fin de semana se convierte en el escape de los citadinos de Guadalajara y CDMX, por lo tanto, está más lleno que nunca.

Así que si buscas tranquilidad y paz, pide dos días en la oficina para pasear por sus calles empedradas, degustar su gastronomía, consentirte en un spa y, lo mejor, visitar un alojamiento que te haga sentir como en casa, pero con las comodidades y el lujo de un hotel boutique.

Publicidad

Estas 48 horas me sirvieron para vivir una versión express de la película Eat, Pray, Love. Aunque no me divorcié de nadie, sí me desconecté totalmente de mis obligaciones laborales y personales, comí como una reina en Áperi, restaurante que está dentro de Dos Casas, hotel donde me quedé, aunque sí cuidé la dieta, porque su filosofía está pensada para que todas las actividades que se llevan a cabo dentro de este lugar sean de bienestar, y también tuve un momento de meditación, que aunque no fue rezar forzosamente, logré conectar conmigo a un nivel que nunca imaginé.

Cortesía de Dos Casas Hotel

Todo comenzó cuando llegué al hotel, me dieron las llaves de la habitación, me explicaron que cada una es diferente, bajé a comer, porque ya era hora, y disfruté, entre una plática amena con el equipo que estaba presente, un auténtico banquete de cuatro tiempos.

Después de sentirme más que feliz por todo lo que había comido, llegó uno de los momentos más emocionantes del itinerario: la visita al Garage, lugar que pertenece a Dos Casas y donde hacen diferentes eventos. Esta vez tocó el taller Avant Garde Aromática, que se inauguró ese día y ya está disponible para el público con reserva por medio del hotel, donde la experta en aromas y spa, Bonnie Baker y Aaron Reisfield, quien tiene una trilogía de libros llamada El perfume de la vida, me ayudaron a profundizar sobre los aceites esenciales, su producción y el efecto que causa en el cuerpo, si sabes emplear el que realmente necesitas.

Cortesía de Dos Casas Hotel

Una vez que mediante los sentidos del olfato y tacto, comprendí que los aromas van más allá de cómo los percibimos, fue el momento de ir al spa Iris de Dos Casas Hotel para darle a mi cuerpo lo que me pedía a gritos: un masaje con un aceite que elegí sin saber los beneficios que me produciría, sino que dejé que mi nariz escogiera de acuerdo al aroma que mi cuerpo necesitaba, y una mascarilla facial que pertenece a la nueva gama de productos que ya están disponibles en el spa, Naturopathica, de venta ahí mismo y en su tienda en línea, que combina ingredientes naturales con activos limpios que dan resultados verdaderos y a largo plazo.

Cortesía Iris Spa de Dos Casas Hotel

La ventaja de Iris Spa, que nació hace cinco años, es que tienes las opción de elegir tu masaje en la cabina, donde también tienen sauna y una regadera para bajar la temperatura si seleccionaste el Hamman, o tener una sesión más privada en tu habitación, la cual ambientan para que vivas la misma experiencia que en la primera.

Cortesía Iris Spa de Dos Casas Hotel

Las masajistas están capacitadas para darte el tratamiento que necesitas, con mucha o poca fuerza, en la espalda, hombros y cabeza o en las piernas, cualquiera que sea tu molestia ellas la resolverán con sus manos y los aceites naturales que emplean. Fueron casi dos horas de puro placer. No veo la hora de regresar sola o acompañada a Dos Casas Hotel para vivir otra gran experiencia, porque aunque vaya al mismo lugar, estoy segura que se será totalmente diferente.