Guía práctica para tomar absenta y no morir en el intento

La absenta es una bebida que ha cautivado a artistas y bohemios a lo largo de la historia. Conoce su origen y aprende a prepararla.

290
- Publicidad -

Cualquier persona que haya visto Moulin Rouge lo sabe: la bebida bohemia por excelencia es la absenta. Prohibida durante muchos años por sus supuestos efectos alucinógenos –no por nada le llamaban “el hada verde”-, esta bebida se ha convertido en motivo de fascinación de literatos, artistas y amantes de la coctelería durante más de dos siglos. Conoce aquí lo que hay detrás de esta bebida.

¿Qué es la absenta?

Aunque su sabor principal es el anís, la absenta es un derivado de una mezcla de botánicos que puede cambiar de productor a productor, pero siempre debe llevar ajenjo, anís e hinojo dulce. Se hizo por primera vez en Suiza a finales del siglo XVIII y gozó de cierta popularidad en los círculos bohemios hasta inicios del siglo XX. Entre la lista de personajes célebres que la consumían se encuentran Edgar Allan Poe, Oscar Wilde, Lord Byron, Vincent Van Gogh, Amedeo Modigliani y Marcel Proust. 

La gran estafa

Publicidad

La fiebre de la absenta entre los círculos artísticos no se debía precisamente al alto porcentaje alcohólico de la bebida (entre 55 y 70%), sino a sus efectos alucinógenos, ocasionados por trazas de un compuesto químico psicoactivo llamado tujona. Sin embargo, estudios recientes demuestran que la absenta no es peor que cualquier otro licor. Así que, es posible que muchos de los efectos hayan sido exageraciones de los consumidores. Entonces, puedes probarla sabiendo que no jugará con tu mente más que tu coctel favorito.

¿Por qué y cómo debes probarla?

Aunque durante años estuvo prohibida en muchos lugares (en Estados Unidos, por ejemplo, se permitió su importación hasta 2007), hoy es muy fácil encontrar absenta, y hasta hay varias marcas disponibles en México. Es común encontrarla en coctelería, y combina perfecto con champaña y vermouth. Sin embargo, la verdadera experiencia está en tomarla como lo hicieron los artistas que la hicieron popular. El proceso es muy pintoresco, pero imitarlo es mucho más fácil de lo que parece. 

  1. Sobre un vaso pon una cuchara de absenta (es una especial, con perforaciones) y sobre ella, un cubo de azúcar.
  2.  Vierte sobre el azúcar uno o dos shots de absenta
  3. Prende el cubo. Deja que el azúcar se caramelice y se derrita hacia el vaso. Para apagar la flama puedes echarle agua fría, gota a gota, pero no es necesario.
  4. Inclina la cuchara para meter el hielo al vaso. Se va a prender todo el trago –obvio–. Es completamente normal. (También puedes saltarte este paso, como en el video que mostramos a continuación).
  5. Algunas veces, el fuego se apagará solo, pero la mayoría tendrás que hacerlo tú, ya sea con un shot de agua fría, o soplando.