Vino for Dummies: consejos para sobrevivir tus cenas como un sommelier

211
- Publicidad -

Si te gusta el vino, pero no tanto como para volverte un sommelier, y has tenido que ir a reuniones donde la mayoría sabe mucho del tema. Te dejamos siete consejos prácticos para que no te metas en problemas y parezcas un experto en la materia ¡Suerte!

  1. Toma bien la copa

Lo primero que tienes que saber es que la copa se toma por el tallo (también conocido como fuste o pierna); nunca por el cuerpo o balón. Esta es la señal con la que los demás distinguen quien sabe de vino y quien no.

2. Cómo leer la etiqueta

Publicidad

Las etiquetas de los vinos pueden tener muchos datos, pero los más importantes son dos: el nombre de la uva con la que están hechos o del lugar donde fueron elaborados. Los primeros pueden ser, por ejemplo, Syrah, Chardonnay y Cabernet Sauvignon, entre otros; mientras que los lugares son Burdeos, Rioja y Chianti. Si logras distinguir esto, ya estás del otro lado.

3. Paso a pasito

Debes saber que hay un orden para catar el vino: ver, oler y probar. No empines la copa de inmediato; espera, dale un par de vueltas a la copa (sin derramar el líquido) y bebe con calma. Recuerda que un vino no huele a lo que sabe y viceversa.

4. ¿A qué huele tu vino?

Si te preguntan qué aromas percibes, ve por el lado más neutral. La mayoría de los vinos tintos huelen a bayas, así que las moras, las frambuesas o las ciruelas pasas son lo más probable. A excepción de los Pinot Noir y varios vinos italianos que tienden más hacia las cerezas.

5. Nariz de experto

Cuando percibas un olor a vainilla o a madera, generalmente es porque tuvo crianza en barricas de roble. Puedes comentarlo y conseguirás varias sonrisas o gestos de aprobación.

6. Los vinos NO son dulces

Nunca digas que un vino es dulce (a menos que verdaderamente lo sea) porque casi nunca lo son. Y es que la dulzura se refiere a la cantidad de azúcar, no al sabor.

7. ¿Por qué mi vino huele a cuero?

Si alguien dice que huele a paja o a cuero no quiere decir que el vino pasó por ese tipo de material, sino que durante el proceso de vinificación obtuvo esos aromas. Pero si detectas olores a animales o a humedad, seguramente el vino tiene problemas y debes regresarlo.