Así es como ayudas a que 3,500 niños coman diariamente

179

El Deportivo Emiliano Zapata de la Colonia Santa Úrsula, Coyoacán, en la Ciudad de México recibe a cientos de niños diariamente. La razón no son los juegos instalados allí, sino haber destinado parte del terreno a la construcción de uno de los diez comedores infantiles gratuitos de Fundación Alsea.

A partir de las 12 del día, los niños comienzan a llegar. Los más pequeños tienen dos o tres años, pero también asisten mujeres embarazadas y lactando. Todos conocen la dinámica. Se forman para pasar lista y esperan su turno frente a la barra. Allí reciben la charola de su comida diaria. Hoy el menú sirve sopa de verduras, tacos dorados de pollo, zanahoria rallada, gelatina de fresa y agua de jamaica.

Publicidad

Dentro de la cocina están platos que simulan las raciones para cada etapa: preescolar, escolar, adolescentes y mamás. También hoy hay dos platos especiales con un pequeño pastel para quienes cumplen años.

Julio Padilla

“Cada niño tiene nombre y apellido, y tenemos un registro de su avance en peso y talla”, explica Ivonne Madrid, Directora de Fundación Alsea. Por eso hay un compromiso por parte de las familias en asistir diariamente. Sólo de esta manera, dice, es posible tener un seguimiento de su salud. Y, sólo de esta manera, los niños participan en las dinámicas que cada mes, les ayudan a trabajar con un valor. Justicia es el tema de octubre. Así, se busca que el programa impacte favorablemente no sólo a nivel físico, sino mental y emocional.

“La pobreza alimentaria infantil es mucho más grande de lo que pensamos”, señala. “Hay mamás que no trabajan porque han confesado que de dejar a sus hijos en casa, éstos corren riesgo de ser robados o sufrir una violación. Apoyar a esta familias en situación de pobreza no les resuelve muchas cosas, pero sí les quita el peso de resolver cómo alimentar saludablemente a sus hijos”.

Tú también apoyas con tu consumo en los restaurantes de Grupo Alsea:

ELLE