Muerte y desastre: las musas de Warhol elegidas por la tragedia

288
Getty

Andy Warhol amaba la fama, tanto que inmortalizó a sus celebrities favoritas con repeticiones de serigrafía que hoy valen millones de dólares. Aunque él insistía que para conocer todo de su arte bastaba con ver la superficie de sus pinturas, sus películas y a él como figura. Así en el libro The East Village Other (1966) comentó que no había nada más detrás de él que su trabajo.

Pero detrás de una imagen hay distintas historias, sobre todo en la serie de rostros que lo inmortalizaron; es decir, sus musas. Marilyn Monroe, Elizabeth Taylor y Jackie Kennedy forman la lista de celebrities que se convirtieron en sus musas.

Publicidad

Con su filosofía de que todo era consumible, tomó fotografías de mujeres que consideró íconos de la época y creó su popular serie de retratos. Pero su inspiración para crear pinturas de Monroe, Taylor y Kennedy no fue la belleza de las mujeres, sino sus trágicas vidas. De ahí que Warhol tituló la colección “Death and Disaster“.

Marilyn Monroe


Hecha con técnica de serigrafía, esta serie de mujeres a colores tuvo en 1962 el suicidio de Marilyn Monroe como detonador. La actriz murió de una sobredosis con somníferos y barbitúricos el 5 de agosto de ese año. La foto que utilizó el artista es de un póster de la película Niagara (1962), protagonizada por la starlet. No fue una sola pieza la que hizo Andy de Monroe, sino repeticiones para mostrar que ésta es una sociedad donde las personas pueden consumirse como productos, en su caso, obras de arte, reporta el Museum of Modern Art en Nueva York.

Jackie Kennedy

Warhol continuó la colección con el asesinato de John F. Kennedy en el 63. El pionero del pop art recolectó dos fotografías de Jackie Kennedy publicadas en la revista Life. Una de ellas es cuando quien fue primera dama de Estados Unidos aparece sonriente con uno su sombrero insignia al llegar a Dallas con su esposo. En la segunda imagen aparece Jackie consternada cuando regresó a Washington luego del asesinato de John. Ése fue el contraste dramático que utilizó Andy para la repetición de la primera dama más famosa y admirada del mundo. Hizo más de 300 obras con sus imágenes.

Elizabeth Taylor

La segunda parte de la serie “Death and Disaster” la dedicó a Liz Taylor. Fue en 1964 cuando pintó a una de las más grandes estrellas de cine, aunque Elizabeth estaba en la cúspide de su carrera luego de protagonizar Cleopatra (1963), la actriz comenzaba a sufrir problemas de salud como problemas en los riñones, fracturas en los sets de grabación, una operación de ojos y casi pierde la vida por una neumonía. Aunque después del retrato, Warhol y Taylor se hicieron grandes amigos, pues él la admiraba.