6 quesos franceses que todo hombre y mujer de mundo deben conocer

Si quieres agregar a tu comida más sabor con un poco (o mucho) de queso, prueba estos seis provenientes de Francia.

1628

Siempre se puede agregar queso a la comida, pero lo importante es saber cuál combina mejor. Y es que los sabores, aromas y texturas de estos lácteos dependen del tipo de leche y el procedimiento con el que se elaboran, el tiempo de maduración y, por supuesto, el terroir (tierra de origen).

En Europa, son productos muy importantes, por eso están protegidos por la Denominación de Origen, la cual garantiza la calidad y las características de cada uno. Cuando los pruebes comienza, de preferencia, con los más suaves de cabra y oveja; luego los cremosos y finalmente los maduros de pastas semi-duras y duras. Aquí te dejamos algunas de características de seis quesos europeos para que los puedas combinar.

Camembert

Publicidad

Es la joya de la corona de la gastronomía francesa, suave y de corteza  blanca y fresca, su interior es color marfil. Está hecho con leche de vaca, principalmente del ganado de raza Normande. Es perfecto para hacer salsas cremosas, un soufflé o un quiche; pero también puedes hornearlo con hierbas y aceite de oliva.

Mimolette

Lo vas a reconocer por su color naranja. Se produce tradicionalmente en la ciudad de Lille en el norte de Francia. Tiene pasta de semi-dura a dura, dependiendo de su grado de maduración. Cuando el queso es joven el sabor es ligero y mantecoso, pero se vuelve más persistente y ahumado conforme madura. Es ideal para las ensaladas o para derretirlo en un mac&cheese.

Brie

Su corteza es firme y blanca, pero el interior es color paja que se va oscureciendo con la maduración. Sus aromas característicos son de almendras y granja; en la boca encuentras mantequilla, almendras y nueces. Puedes comerlo solo con pan o agregarlo a un omelette o a un postre.

Emmental

Es uno de los quesos más grandes del mundo, su sabor es especiado,  ligeramente amaderado y poco salado. Lo puedes poner en una hamburguesa, en un omelette o una pasta corta como macarrones; queda bien con todos los vegetales, en especial con aguacate, betabel y hongos.

Comté

Su corteza es café y por dentro es color marfil; la pasta es dura. Puede tener más de 83 sabores, los más comunes son mantequilla, avellanas y caramelo con notas ahumadas y dulces. Se derrite fácilmente con el calor, así que es ideal para fondue, una pasta o un sandwich.

Azul

Inconfundible por corteza fina y suave, su pasta cremosa color amarillo pálido y las vetas azul y gris-verdoso. Aunque no es duro, su sabor es intenso, por eso va bien con mermeladas, ensaladas y frutas, también puedes probarlo en hamburguesas, hojaldres o tartas saladas.