Según la ciencia, los celos te hacen ver cosas literalmente donde no las hay

801
Distracted Boyfriend Meme

Gritos, manoteos, miradas punzantes. Todos, si no, la mayoría, hemos sido testigos de las diferentes formas que toman los celos en extremo. “Es sano”, dicen algunos; para otros no hay ningún punto a debatir, se trata de algo enfermo.

De acuerdo con diferentes estudios, las reacciones celotípicas parten del área de la corteza cerebral que une el hipotálamo, la amígdala y los ganglios basales; los cuales son la base de los recuerdos, las emociones y percepciones.

Publicidad

Basta un olor, imagen, sensación o sonido, para que activar a este trío y provocar que el lóbulo frontal responda de forma exagerada e irracional.

El cerebro del celoso, se anticipa a la realidad y fabrica escenarios falsos, para tener una propia conclusión válida. Y, por si esto no fuera poco, cuando la serotonina (sustancia que interviene en todos los procesos afectivos) se desequilibra, refuerza todas las sensaciones negativas en la mente del celoso. De ahí lo difícil que resulta conversar con una persona en este estado.

¿Recuerdas haber escuchado la frase “ves cosas en donde no las hay”? Pues bien, esto va más allá de un simple cliché. Según Jean Philippe Laurencau y Steven Most, investigadores de la Universidad de Dalawer en Estados Unidos, los celos distorsionan la percepción visual. Las parejas que participaron en este estudio fueron divididas por género, mientras a ellas se les pidió observar algunas imágenes y describir lo que observaban, los hombres veían fotografías de otras mujeres en la computadora. Conforme avanzaba el tiempo, les resultaba más difícil concentrar su atención hasta llegar al punto de confundir objetos y figuras.

Como cualquier otra alteración que experimenta nuestro organismo, los celos requieren ser tratados según la intensidad de cada caso. Lo más recomendable es contar con asesoría de un especialista y acudir a terapia individual o en pareja.